despidiendoal2005.gif
vivaelverano.gif
arreboladapirenaica.gif

Fake News

  • Según un estudio, los negacionistas del cambio climático que cuestionaban las evidencias científicas, ahora lo hacen con las soluciones al problema.

    Un nuevo estudio traza la evolución de los argumentos más conservadores

     

    Grist/Getty Images

     

    Lo crean o no, estamos a las puertas del 2022 y algunas personas todavía piensan que no deberíamos hacer nada con respecto a la crisis climática. Aunque la mayoría de los estadounidenses comprenden que las emisiones de carbono están sobrecalentando el planeta y quieren tomar medidas para detenerlo, los ataques a las energías limpias y las políticas para limitar las emisiones de carbono van en aumento.

    En un estudio publicado esta semana en la revista Nature Scientific Reports, los investigadores encontraron que negar rotundamente la ciencia está pasando de moda. Hoy en día, solo alrededor del 10 por ciento de los argumentos de los think tanks (laboratorios de ideas o centros de reflexión) conservadores en América del Norte desafían el consenso científico sobre el calentamiento global o cuestionan modelos y datos. (Para que conste, el 99,9 % de los científicos está de acuerdo en que la actividad humana está calentando el planeta). En cambio, los argumentos más comunes son que simplemente no se puede confiar en los científicos y los defensores del clima, y que las soluciones propuestas no funcionarán.

     

    A multiple line chart showing the annual distribution of arguments against climate action made by conservative think tanks and blogs between 2006 and 2020. While climate science/movement reliability arguments declined over time (but still dominate the distribution), arguments attacking the viability of climate solutions became more common.

     Clayton Aldern / Grist

     

    Eso fue una sorpresa para los investigadores. A los científicos se les llama "alarmistas", a pesar de un historial de subestimar los efectos de un planeta sobrecalentado. Los políticos y los medios de comunicación son retratados como tendenciosos, mientras que los ecologistas son pintados como parte de un "culto" climático "histérico".

    "Me consternó un poco, porque pasé mi carrera desacreditando las primeras tres categorías: 'no es real, no somos nosotros, no es malo', y esas eran las categorías más bajas de desinformación", dijo John Cook, coautor del estudio e investigador del Centro de Investigación de Comunicación sobre Cambio Climático de la Universidad de Monash en Australia. “En cambio, lo que estaban haciendo era intentar socavar la confianza en la ciencia climática y atacar el movimiento climático real. Y no hay mucha investigación sobre cómo contrarrestar eso o entenderlo ".

    Los investigadores descubrieron que los ataques a las "soluciones climáticas" también están en aumento. Las personas que quieren retrasar la acción a menudo argumentan que la energía renovable no puede reemplazar a los combustibles fósiles. También dicen que las políticas climáticas dañarán a las familias trabajadoras, arruinarán la economía y subirán los precios. Por lo general, estos argumentos pasan por alto cómo la contaminación por la quema de combustibles fósiles acorta la esperanza de vida y cómo los desastres con carga climática como incendios forestales, inundaciones y olas de calor ya están arruinando la vida de las personas y cuestan miles de millones. Tienden a ignorar las estimaciones de que el clima cambiante podría costarle a Estados Unidos el 10,5 por ciento del PIB para fines de siglo.

    “La desinformación de las soluciones climáticas es realmente el futuro de la desinformación climática”, dijo Cook. Ha sido el argumento predominante de los think tanks conservadores desde 2008 y recientemente se convirtió en el segundo punto más común en los blogs "anti-clima", superando la afirmación cada vez más increíble de que la Tierra no se está calentando.

     

    A tree map showing the relative proportion of arguments against climate action made by conservative think tanks and blogs between 1998 and 2020. A majority of claims consisted of attacks on climate science and the climate movement.

     Clayton Aldern / Grist

     

    Para el estudio, investigadores del Reino Unido, Irlanda y Australia utilizaron el aprendizaje automático para categorizar los argumentos en contra de tomar medidas climáticas, rastreando cómo evolucionaron con el tiempo. Utilizando material de 33 blogs destacados y 20 think tanks, analizaron más de 255.000 documentos entre 1998 y 2020, la mayoría de ellos de Estados Unidos.

    Cook y su equipo tardaron unos cinco años en crear un modelo de aprendizaje automático que fuera capaz de detectar de forma fiable las afirmaciones de información errónea sobre el clima en la vida real. "La desinformación es complicada y el análisis de contenido es complicado, porque el mundo real siempre es un poco borroso", dijo Cook. Primero, desarrollaron una taxonomía para clasificar los argumentos en categorías amplias, por ejemplo, "el cambio climático no es malo", afirmaciones más limitadas ("el dióxido de carbono no es un contaminante") e incluso puntos más específicos ("¡el CO2 es alimento para las plantas!" ). Luego introdujeron mitos climáticos comunes en la máquina hasta que fue capaz de reconocer cada uno de ellos constantemente en la naturaleza.

    El estudio también rastreó cómo los argumentos en contra de la adopción de medidas cambiaron con el tiempo. En general, la desinformación sobre las soluciones aumentó antes de las conferencias climáticas internacionales o en momentos en que el Congreso debatió la legislación climática, como la Ley de Seguridad y Energía Limpia de Estados Unidos en 2009. Después del anuncio de un gran proyecto de ley sobre el clima, los think tanks conservadores argumentaron que la política podría afectar a la economía, seguido de otro pico de informaciones justo antes de que el proyecto de ley se sometiera a votación.

    Eso significa que también hay "un aire de previsibilidad" en torno a la desinformación, dice Cook. "Si somos lo suficientemente proactivos, podemos adelantarnos e inocular al público", dijo.

    El año pasado, Cook lanzó un juego gratuito que "vacuna" a las personas contra las noticias falsas. Un personaje de dibujos animados llamado Cranky Uncle, que representa a tíos propensos a la conspiración en todas partes, usa sus técnicas favoritas para enseñarte a convertirte en un negador de la ciencia como él. En el proceso de aprender a crear noticias falsas, las personas aprenden a detectar falacias lógicas y otras técnicas utilizadas para descartar evidencia científica, como seleccionar datos de temperatura o citar a expertos falsos. Se ha demostrado que este enfoque, llamado "pre-bunking", es efectivo: jugar un tipo de juego similar puede reducir la susceptibilidad de las personas a la información errónea durante tres meses, según encontró un estudio.

    Cook cree que los juegos al estilo de Cranky Uncle también podrían ayudar a contrarrestar los argumentos en contra de las soluciones climáticas o los ataques a los avanes. "El pre-bunking es una especie de plantilla universal", dijo.

     

    Publicado en  el 18 de noviembre de 2021 por Kate Yoder. Enlace al original: https://bit.ly/3nKnWth