despidiendoal2005.gif
arcoirislenticular.gif
fuegoalatardecer.gif

auroras

  • Actualización, a doce de octubre, de la información relativa a la última tormenta geomagnética

    El campo magnético de la Tierra sigue reverberando como consecuencia del impacto de una Eyección de Masa Coronal (CME) procedente del Sol durante las primeras horas del 12 de octubre (02:30 UTC). 

     

    Geoeffective CME Impact
    Imagen de Stuart Green on October 12, 2021 @ Preston, Lancashire, UK

     

    El impacto desencadenó una tormenta geomagnética de clase G2, en realidad, una tormenta doble, que ha empezado a disminuir de intensidad pasadas doce horas. 

     

     

     

    Los observadores del cielo del Ártico deben permanecer alertas a las auroras mientras la Tierra sale de la estela magnetizada de la CME. 

     

    Fuente https://www.spaceweather.com/

     

  • Auroras consecuencia de las "chispas" asociadas a ondas de choque interplanetario

    Esto no estaba previsto. Una onda de choque interplanetaria de baja amplitud (datos) golpeó el campo magnético de la Tierra durante las primeras horas del 30 de junio, provocando auroras de mediados de verano sobre Canadá:

     

    Catalin Tapardel fotografió el espectáculo del Distrito Municipal de Opportunity (# 17) en Alberta. "Capté las auroras flotando justo encima de una extensión de nubes noctilucentes", dice Tapardel.

    No sabemos de dónde vino esta onda de choque. Podría ser la llegada anticipada de la CME del 27 de junio, originalmente prevista para el 1 de julio, o quizás una CME sigilosa diferente que "voló por debajo del radar" cuando dejó el sol. Si es lo último, podría ocurrir otra sacudida en las próximas 24 horas.

    Actualización: Philip Granrud también vio las auroras de Kalispell, Montana. "... ¡y también una mancha de nubes noctilucentes!" él dice. "Fue una hermosa noche en Montana".

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

  • Auroras crepusculares

    Dentro del Círculo Polar Ártico, los observadores del cielo están presenciando una rara mezcla de colores: azul crepuscular y verde aurora. Rayann Elzein es el autor de esta foto, tomada el 11 de abril, desde Utsjoki, Finlandia.

     

     

    "Aquí a 70 ° N, nuestras noches ya no se oscurecen por completo", explica Elzein. "Cuando tomé esta foto cerca de la medianoche, el sol estaba apenas a 10 grados por debajo del horizonte".

    Pronto, el Sol Árico de Medianoche emergerá por completo. "En 3 a 4 días, no será posible ver ni siquiera la aurora boreal más brillante", dice. "Estaré atento al cielo en las próximas noches. De lo contrario, ¡nos vemos de nuevo a finales de agosto!"

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

  • Auroras visibles en más de una docena de estados de Estados Unidos

    La noche del 11 de octubre de 2021, se avistaron auroras en más de una docena de estados de EE. UU. después de que una CME (Eyección de Masa Coronal) golpeara el campo magnético de la Tierra. "La tormenta geomagnética G2 produjo las primeras auroras visibles en la costa de Massachusetts desde 2017", informa Chris Cook, quien tomó este autorretrato de 30 segundos alrededor de la una de la madrugada EDT (Hora del Este de EE:UU.):

     

     

    Las auroras de tope rojo que presenció Cook son relativamente raras; aparecen durante las tormentas geomagnéticas que se extienden lejos de los polos. El rojo es causado por los átomos de oxígeno que se encuentran con el viento solar a una altura de hasta 500 km sobre la superficie de la Tierra.

    En algunos estados, las auroras eran tan brillantes que los espectadores las fotografiaban usando nada más que sus teléfonos móviles. ¿iPhone o Android?. Puede elegir:

     

     

    La foto del iPhone a la izquierda proviene de Tyler Knight de Mound, Minnesota, mientras que la imagen del Samsung Galaxy a la derecha fue tomada por el meteorólogo James Sinko en Castle Hille, Maine. 

    "La exhibición era dinámica, produciendo muchas cortinas y pilares", según Sinko.

    En el vértice de la tormenta, las auroras descendieron tan al sur como Nebraska. Caryl Bohn fotografió su tenue resplandor rojo desde la ciudad de West Oak.

    Los suscriptores del sistema de alertas meteorológicas espaciales de spaceweather fueron notificados en el instante en que llegó la CME. La alerta fue activada por un aumento repentino en la velocidad del viento solar que indica la llegada de un frente de choque.

     

     

    El gráfico muestra datos de la plataforma espacial DSCOVR de la NOAA. Cuando pasó la CME, el viento solar se aceleró en 120 km/s. Al mismo tiempo, la densidad del plasma se triplicó y la temperatura aumentó casi 10 veces. Estos son signos clásicos de un impacto directo de un CME.

     

     

    Fuente https://www.spaceweather.com/

     

     

     

  • Auroras y un volcán. Esta imagen es del 31 de marzo pero el próximo día 4 de abril puede ser otra ocasión propicia

    El volcán Geldingadalur de Islandia se está convirtiendo en un destino de parada obligada para los fotógrafos de auroras. La última foto que combina actividad geotérmica y geomagnética proviene de Wioleta Gorecka de pie a orillas de la icónica Laguna Azul:

     

     

    "Mi amigo tuvo la gran idea de tomar una fotografía de los TRES GRANDES: el volcán Geldingadalur, que acaba de entrar en erupción, la aurora boreal y la laguna azul", dice Gorecka. "Tuvimos suerte. El 31 de marzo, una pequeña oleada de actividad geomagnética produjo remolinos de color verde cerca de la columna del volcán; ambos se reflejaron en las tranquilas aguas de la laguna. ¡Fue una noche maravillosa!"

    Consejo profesional para otros fotógrafos de la península de Reykjanes: una corriente de viento solar podría golpear la magnetosfera de la Tierra el 4 de abril. Sería una buena noche para probar tu propia foto de auroras cerca de Geldingadalur.

     

    Fuente https://www.spaceweather.com/

     

     

  • Fuerte tormenta geomagnética asociada a una Eyección de Masa Coronal (CME) solar

    Una eyección de masa coronal (CME) impactó al campo magnético de la Tierra durante las primeras horas del 12 de mayo, provocando la tormenta geomagnética más fuerte del joven Ciclo Solar 25. "Ondas de aurora muy brillantes y activas bailaron con el crepúsculo matutino",  según informa John David McKinnon de Alberta, Canadá, quien fotografió el espectáculo natural de Sandhill Crane Marsh:

     

     

    La perturbación de clase G3 duró 6 horas completas. Solo una cosa impidió que los observadores del cielo en Europa y muchos estados de EE. UU. pudieran contemplar las auroras: la salida  del Sol. La luz del día borró una exhibición que de otro modo sería memorable.

    La tormenta pasó a disminuir, con solo una pequeña posibilidad de tormentas menores de clase G1 hoy 13 de mayo cuando la Tierra salía de la estela de la CME.

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

  • La Tierra puede producir auroras sin necesidad de actividad solar

    ¿Sin tormentas solares a la vista? No hay problema. La Tierra ha aprendido a crear sus propias auroras. Los nuevos resultados de la nave espacial THEMIS-ARTEMIS de la NASA muestran que un tipo de auroras boreales llamadas "auroras difusas" proviene de nuestro propio planeta, no se requieren tormentas solares.

    Las auroras difusas se parecen un poco a la sopa de guisantes. Se extendieron por el cielo en una neblina verde tenue, a veces ondeando como si fueran removidas por una cuchara. No son tan llamativas como las auroras causadas por tormentas solares. Sin embargo, son importantes porque representan un enorme 75% de la entrada de energía en la atmósfera superior de la Tierra durante la noche. Los investigadores han estado intentando comprenderlas durante décadas.

     

    Arriba: Auroras difusas y la Osa Mayor, fotografiadas por Emmanuel V. Masongsong en Fairbanks, AK

     

    "Creemos que hemos encontrado la fuente de estas auroras", dice el físico espacial de UCLA Xu Zhang, autor principal de los artículos que informan sobre los resultados en el Journal of Geophysical Research: Space Physics and Physics of Plasmas.

    Es la Tierra misma.

    La Tierra genera este efecto utilizando haces de electrones. Muy por encima de los polos de nuestro planeta, rayos de partículas cargadas negativamente se disparan hacia el espacio, aceleradas por campos eléctricos en la magnetosfera de la Tierra. Los cohetes que realizan sondeos y los satélites descubrieron los rayos hace décadas. Resulta que pueden alimentar las auroras difusas.

    El video, a continuación, muestra cómo funciona. Los rayos viajan en grandes arcos a través del espacio cercano a la Tierra. A medida que avanzan, excitan ondas en la magnetosfera llamadas ondas armónicas de ciclotrón de electrones (ECH). Suba el volumen y escuche las ondas grabadas por THEMIS-ARTEMIS:

     

    Arriba: Un gran circuito eléctrico en el espacio que alimenta auroras difusas. Las ondas ECH fueron sonificadas por el software HARP (Heliophysics Audified Resonances in Plasmas) de la NASA.

     

    Las ondas ECH, a su vez, sacan a otros electrones de sus órbitas, obligándolos a caer de nuevo a la atmósfera. Esta lluvia de electrones secundarios alimenta las auroras difusas.

    “Esto es emocionante”, dice el profesor de UCLA Vassilis Angelopoulos, coautor de los artículos y líder de la misión THEMIS-ARTEMIS. "Hemos encontrado una forma totalmente nueva en la que la energía de las partículas se puede transferir desde la propia atmósfera de la Tierra a la magnetosfera y viceversa, creando un bucle de retroalimentación gigante en el espacio".

    Según Angelopoulos, los haces de electrones polares de la Tierra (1) a veces se debilitan pero nunca desaparecen por completo (2), ni siquiera durante los períodos de baja actividad solar. Esto significa que la Tierra puede producir auroras sin tormentas solares.

    Actualmente, el sol está experimentando períodos de baja actividad a medida que el joven ciclo solar 25 cobra vida. ¿Veremos sopas de guisantes?

    Notas finales:

    (1) ¿Por qué existen estos haces de electrones? La magnetosfera de la Tierra está repleta de partículas energéticas. Muchos de ellos son capturados por el viento solar. Cuando estas partículas golpean la parte superior de la atmósfera de la Tierra (la ionosfera), desprenden electrones. Los campos eléctricos, que se forman naturalmente en la magnetosfera giratoria de la Tierra, capturan los electrones liberados y los aceleran hacia el cielo en haces colimados.

    (2) ¿Por qué los haces no desaparecen nunca? Respuesta corta: porque el viento solar nunca deja de soplar. Incluso cuando el sol atraviesa periodos de baja actividad, la magnetosfera de la Tierra es empujada y energizada por el viento solar siempre presente. Como resultado, los electrones siempre salen de la parte superior de la atmósfera de la Tierra, como se describe en la nota anterior. Aunque las tormentas solares no son necesarias para este proceso, las tormentas solares pueden ayudar. Por ejemplo, cuando una CME (Eyección de Masa Coronal) incide sobre la magnetosfera de la Tierra, el contenido de la magnetosfera se vuelve extra-energizado. Muchas partículas golpean con gran energía la parte superior de la atmósfera de la Tierra, liberando incluso más electrones de lo habitual. Por tanto, los haces de electrones de la Tierra pueden sobrecargarse. Cuando la tormenta amaina, los haces de electrones pueden debilitarse, pero nunca desaparecen porque incluso el Sol en baja actividad produce viento solar.

    Referencias:

    Zhang, X., Angelopoulos, V., Artemyev, A. V., Zhang, X.-J. (2021), Beam-driven ECH waves: A parametric study, Phys. Plasmas, 28, 072902, https://doi.org/10.1063/5.0053187

    Zhang, X., Angelopoulos, V., Artemyev, A. V., Zhang, X.‐J., Liu, J. (2021). Beam‐driven electron cyclotron harmonic waves in Earth’s magnetotail. Journal of Geophysical Research: Space Physics, 126, e2020JA028743. https://doi.org/10.1029/2020JA028743s

     

    Fuente Spaceweather. Publicado el 20 de septiembre de 2021. Autor: Dr. TONY PHILLIPS.  Enlace al original.

  • Ráfaga inesperada de viento solar

    Una ráfaga de viento solar golpeó el campo magnético de la Tierra el 7 de septiembre. El fuerte aumento en la velocidad del viento solar fue inesperado, llegando demasiado pronto para ser una CME (Eyección de Masa Coronal) de la erupción solar de clase B7 registrada solo dos días antes.

     

    Gráfica de la evolución del viento solar registrando la racha

     

     

     Sea lo que sea, hizo que esto sucediera:

     

     

    "A las 2.30 a.m. del 8 de septiembre, me desperté y eché un vistazo al exterior", dice el fotógrafo Thomas Kast de Oulu, Finlandia. "¡Guau, casi todo el cielo estaba lleno de auroras! Cogí la cámara y corrí hacia el jardín delantero. Esta es una foto tomada desde la parte trasera de mi cámara, cuando una fuerte banda verde se elevó rápidamente e iluminó el cielo nocturno".

    La ráfaga de viento solar no fue tan fuerte como una CME, pero originó algunos campos magnéticos ligeramente más fuertes de lo habitual a su paso, al igual que lo haría una CME. Llamémoslo "similar a CME". Mientras tanto, también se han reportado auroras sobre Islandia, Alaska y Escocia.

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

  • Richard Carrington y el clima espacial

    Clima Espacial

    Breve historia de Richard Carrington.

    Richard Carrington astrónomo inglés, educado en la universidad de Cambridge, nació el 26 de mayo 1826 en Londres, fue  miembro de la Royal Astronomical Society, se mudó a Redhill en 1852 y construyó una casa y un observatorio astronómico.

  • STEVE el fenómeno que algunos califican como "el primo hermano de las auroras boreales"

    Según hemos podido ver hoy martes 29 de septiembre de 2021 en la web de spaceweather, ayer lunes por la noche cerca de Fairbanks, Alaska, la fotógrafa de auroras Marketa S. Murray que estaba esperando los fenómenos luminosos asociados a una Eyección de Masa Coronal (CME) pudo apreciar y fotografiar algo más que considera que podría ser un  STEVE.

     

     

    El estrecho arco violeta que ella fotografió es lo que en español podríamos denominar un "Fuerte Reforzamiento de la Velocidad de Emisión Térmica" cuyo acrónimo en inglés es STEVE (Strong Thermal Emission Velocity Enhancement). El fenómeno es causado por cintas de gases calientes (a una temperatura de unos 3000 ° C) que fluyen a través de la magnetosfera de la Tierra a velocidades superiores a los 6 km/s .

    Los observadores solían pensar que STEVE era un tipo de aurora, pero diversos trabajos científicos demuestran que no es así. Recomendamos entre otros muchos visitar estos enlaces para tener más información:

    https://spaceweatherarchive.com/2018/08/21/a-new-type-of-aurora-is-not-an-aurora-at-all/ 

    https://www.science.org/doi/10.1126/sciadv.aaq0030

    https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/steve-primo-hermano-auroras-boreales_15004

    Del tercero de estos enlaces (artículo de divulgación publicado en NATIONAL GEOGRAPHIC ESPAÑA el 3 de diciembre de 2019), destacamos los siguientes párrafos que nos resumen una serie de ideas principales:

    - Los científicos "han conseguido identificar que el fenómeno de Steve, del cual hasta ahora se desconocían los procesos que lo provocaban, está relacionado con el flujo de una corriente de partículas extremadamente calientes que se mueven muy rápidamente".

    -"las emisiones ópticas de Steve se produjeron entre los 130 y 270 kilómetros de altitud, mientras que la cerca verde que lo acompañaba oscilaba entre los 90 y los 150 kilómetros".

    -"La aurora típica es causada por electrones energéticos que viajan a través del campo magnético de la Tierra. Cuando esos electrones colisionan con la atmósfera aproximadamente a 100 kilómetros por segundo sobre la superficie de la Tierra, excitan a los átomos presentes en esta, los cuales reaccionan emitiendo luz roja, verde o violeta. En contraste, Steve no parece estar causado por electrones energéticos, y presenta un intenso color blanco".

    -"Según Eric Donovan, también físico en la Universidad de Calgary, los datos del satélite SWARM en 2017 muestran que Steve fue causado por una banda de gases calientes de 25 kilómetros de ancho, a una altitud de 300 kilómetros y a una temperatura de 3000 °C. El fenómeno se desplazó a una velocidad de 6 kilómetros por segundo y tuvo lugar en regiones subaurorales".

    STEVE tiende a aparecer con mayor frecuencia durante las semanas cercanas a los equinoccios, es decir, en estos momentos. Los fotógrafos interesados en compartir sus avistamientos pueden hacerlo en este enlace de spacewheater.com.

    Fuentes: https://www.spaceweather.com/ , ScienceAdvances y NATIONAL GEOGRAPHIC ESPAÑA.

                 

  • Una cronología de las grades tormentas solares que dieron lugar a auroras

    Imagínese que vive en Florida. Nunca podrá ver una aurora boreal... ¿verdad? En realidad, las probabilidades pueden ser mejores de lo que cree. Un nuevo estudio histórico recién publicado en el Journal of Space Weather and Space Climate muestra que las grandes tormentas que dan lugar a auroras se producen de 40 a 60 años.

    "Están sucediendo con más frecuencia de lo que pensábamos", dice Delores Knipp de la Universidad de Colorado, autor principal del artículo. "Examinando los últimos 500 años, encontramos muchas tormentas extremas produciendo auroras en lugares como Florida, Cuba y Samoa".

     

     

    Este tipo de investigación histórica no es fácil. Hace cientos de años, la mayoría de la gente ni siquiera había oído hablar de la aurora boreal. Cuando aparecieron las luces, se describieron como "niebla", "vapores", "espíritus", casi cualquier cosa que no fueran "auroras". Hacer una línea de tiempo de 500 años requiere investigar en registros no convencionales como diarios personales, registros de barcos, informes meteorológicos locales, a menudo en idiomas extranjeros para los investigadores.

    "Definimos una 'Gran Tormenta' simplemente como aquella en la que las auroras eran visibles a simple vista en o por debajo de 30 grados de latitud magnética", dice Knipp.

    Los avistamientos visuales fueron clave. El ojo humano es un sensor que hemos tenido en común con los observadores desde el comienzo de la historia registrada. Los científicos premodernos no tenían satélites o magnetómetros para medir las tormentas solares, pero podían mirar hacia el cielo nocturno. En total, el equipo de Knipp registró 14 ejemplos de tormentas en las que muchas personas vieron auroras a 30 grados del ecuador.

    "Puede haber más", señala. "Por ejemplo, estoy al tanto de un evento de baja latitud que ocurrió entre febrero y abril de 1648. Sin embargo, no está en la línea de tiempo porque aún no hemos podido precisar la fecha".

     

    Arriba: Un boceto de un testigo presencial de auroras rojas sobre Japón a mediados de septiembre de 1770. [ref]

     

    Mire la línea de tiempo nuevamente; hay todo un cúmulo de avistamientos en septiembre de 1770. "La Gran Tormenta de 1770 parece ser un evento de 500 años", dice Knipp. "Hubo auroras de baja latitud durante 9 noches seguidas".

    Durante la tormenta de 1770, auroras rojas extremadamente brillantes cubrieron Japón y partes de China. El propio capitán James Cook vio la imagen desde el HMS Endeavour cerca de la isla de Timor, al sur de Indonesia. El colega de Knipp, Hisashi Hayakawa (Universidad de Nagoya), ha encontrado dibujos de la mancha solar instigadora; tiene el doble del tamaño de la mancha solar que causó el conocido Evento Carrington de 1859. La cronología de Knipp sugiere que esto no fue "simplemente otra Gran Tormenta"; En 1770 sucedió algo excepcional que los investigadores aún no comprenden del todo.

    A los investigadores reconocidos del clima espacial de hoy se les enseñaba en los centros de formación que las grandes tormentas son raras. Durante mucho tiempo se pensó que el Evento Carrington era un evento singular, único en el registro histórico. Estudios recientes están encontrando lo contrario. El mes pasado, Jeffrey Love, del Servicio Geológico de EE. UU., Publicó un artículo en Space Weather que muestra que las tormentas geomagnéticas extremas se repiten cada  aproximadamente cada 45 años, un resultado de acuerdo con el de Knipp. Usó técnicas completamente diferentes (estadísticas de valores extremos y registros magnetométricos) para llegar a una conclusión similar.

    La última Gran Tormenta en la línea temporal ocurrió hace 32 años. Pronto, será el momento de otra. 

    Una versión para compartir de esta historia está disponible en ingés en este enlace.

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/