cumulonimbusincusmamma.gif
fuegoenelmartethys.gif
trazadoresdelviento.gif

Sevilla nombrará y clasificará las olas de calor para proteger a la ciudadanía

La ciudad española se convierte en la primera del mundo en adoptar medidas a medida que los períodos de calor se vuelven más frecuentes

 

Seville

Sevilla nombrará las olas de calor del mismo modo que se nombran las tormentas tropicales o los huracanes en otras partes del mundo. Fotografía: Cristina Quicler/AFP/Getty Images

 

La ciudad de Sevilla, en el sur de España, se convertirá en la primera del mundo en nombrar y clasificar las olas de calor, de la misma manera que se nombran las tormentas tropicales o los huracanes, en un esfuerzo por proteger mejor a los residentes a medida que los períodos de calor excesivo se vuelven más frecuentes.

El proyecto piloto de un año de duración en una de las ciudades más calurosas de España clasificará las olas de calor en tres categorías y las nombrará de una lista que incluye a Xenia y Wenceslao.

La iniciativa es parte de un conjunto más amplio de medidas, desde la reducción de emisiones hasta la descarbonización, destinadas a contrarrestar el cambio climático, dijo el alcalde de la ciudad, Antonio Muñoz.

“Somos la primera ciudad del mundo en dar un paso que nos ayudará a planificar y tomar medidas cuando ocurra este tipo de eventos meteorológicos, particularmente porque las olas de calor siempre golpean a los más vulnerables”, señaló Muñoz en un comunicado esta semana.

El programa pionero se produce días después de que España sufriera una de sus primeras olas de calor registradas y después de un mes de mayo que se clasificó como el más caluroso en 58 años. La frecuencia de las olas de calor en España se ha duplicado respecto a décadas anteriores, según la agencia meteorológica estatal Aemet.

Sevilla, donde las temperaturas a menudo superan los 40 °C, está a unas 100 millas (161 km) de la ciudad de Montoro, donde el mercurio subió el año pasado a 47.4 °C, la temperatura más alta de la historia en España.

El elemento central del piloto es un algoritmo que pronosticará olas de calor con hasta cinco días de anticipación y las categorizará según el impacto potencial en la salud humana y la mortalidad. Cada categoría estará ligada a medidas concretas como la apertura de piscinas municipales o el envío de sanitarios para el control de personas mayores u otras personas de riesgo.

Las olas de calor que alcancen la categoría 3, la más severa, se nombrarán en orden descendente del alfabeto español. Los primeros cinco nombres ya están elegidos: Zoe, Yago, Xenia, Wenceslao, Vega.

El proyecto se lanza en conjunto con el Centro de Resiliencia de la Fundación Adrienne Arsht-Rockefeller, o Arsht-Rock, que se enfoca en desarrollar resiliencia frente al cambio climático, junto con climatólogos, científicos sociales y del comportamiento y expertos en salud pública.

El centro está trabajando con otras siete ciudades, incluidas Melbourne y Grecia, en planes similares para categorizar o clasificar las olas de calor, aunque Sevilla es hasta ahora la única ciudad con planes para nombrar las olas de calor.

El objetivo es crear conciencia sobre el impacto mortal del cambio climático y potencialmente salvar vidas, dijo Kathy Baughman McLeod de Arsht-Rock en una declaración de octubre cuando se anunciaron los planes para el piloto.

"Las olas de calor han sido apodadas 'el asesino silencioso' por una razón", dijo Baughman McLeod. “Causan estragos invisibles en nuestras economías, se aprovechan de los miembros más vulnerables de la sociedad y matan a más personas que cualquier otro peligro provocado por el clima, pero los peligros que representan se subestiman enormemente y se malinterpretan gravemente”.

 

Publicado en The Guardian el 26 de junio de 2022 por Ashifa Kassam. Enlace al original.