espectrobroken.gif
fuegoenelmartethys.gif
trazadoresdelviento.gif

Las agencias espaciales internacionales celebran 50 años de colaboración en materia de satélites meteorológicos

Un consorcio mundial de grandes agencias espaciales celebra 50 años de colaboración en el suministro de satélites de meteorología vitales para las predicciones del tiempo, los servicios de alerta temprana que salvan vidas y, cada vez más, la vigilancia del cambio climático y otras áreas de aplicación.

El Grupo de Coordinación de Satélites Meteorológicos (CGMS) está formado por agencias de satélites de China, Europa, India, Japón, República de Corea, Rusia y Estados Unidos, así como por usuarios internacionales como la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la UNESCO.

Los responsables de las agencias espaciales han emitido mensajes de felicitación con motivo de la ceremonia del 50º aniversario que se celebró el 17 de junio en la sede de la OMM. El evento muestró los beneficios de las observaciones coordinadas desde el espacio, basadas en el principio del trabajo conjunto. Los participantes también examinaron los desafíos en una época de amenazas relacionado con la energía solar y la creciente presión sobre las escasas frecuencias de radio utilizadas para fines meteorológicos; así como las oportunidades que ofrecen los superordenadores, la tecnología informática en la nube y la inteligencia artificial.

"Para satisfacer las expectativas de los gobiernos, la industria y los ciudadanos en relación con la mejora de las predicciones meteorológicas y las alertas tempranas de fenómenos meteorológicos de gran impacto, la prioridad clave del CGMS es proporcionar continuamente observaciones de alta calidad y cada vez más precisas desde el espacio", afirma Phil Evans, Director General de EUMETSAT y jefe de la Secretaría del CGMS.

"Es necesaria una respuesta coordinada a nivel mundial, y mecanismos como el CGMS desempeñarán un papel fundamental en este sentido", afirma.

El CGMS fue creado en 1972 por las agencias de satélites de Europa, Japón y Estados Unidos para coordinar el funcionamiento y la utilización de los incipientes satélites geoestacionarios. A lo largo de los años, los miembros y las competencias se han ampliado para cubrir un número cada vez mayor de aplicaciones de vigilancia meteorológica, climática, oceánica y medioambiental.

Recientemente, el CGMS ha añadido la coordinación de las observaciones del tiempo y los gases de efecto invernadero, así como la meteorología espacial (relacionada con la actividad solar) a sus áreas de actividad prioritarias para la próxima década.

"El poder de las asociaciones es fundamental y lo será aún más en el futuro, a medida que adoptemos un enfoque de sistemas terrestres para las predicciones", afirma el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas.

"Las observaciones por satélite han aumentado enormemente nuestra información sobre lo que ocurre en nuestra atmósfera, en partes remotas del planeta y en las profundidades de los océanos. Podemos predecir las trayectorias de las tormentas y los patrones de precipitación y controlar la sequía y los incendios forestales. Esto apoya nuestros esfuerzos para fortalecer la resiliencia y la respuesta a las catástrofes y apoyar la toma de decisiones sobre la mitigación y la adaptación al cambio climático", afirma.

"El CGMS es un ejemplo de la cooperación internacional necesaria para hacer realidad el Sistema Mundial Integrado de Observación de la OMM, así como de las iniciativas para aumentar el acceso a los sistemas de alerta temprana y reforzar la vigilancia de las emisiones de gases de efecto invernadero", afirma.

 

 

Ojos de la meteorología en el cielo

A lo largo de los años, la cobertura de los "ojos meteorológicos en el cielo" se ha ampliado para comprender las observaciones en órbita polar y elíptica, además de los satélites geoestacionarios.

La colaboración conjunta entre Europa, EE.UU. y China permitió ampliar la constelación de satélites meteorológicos internacionales en órbita polar, pasando de un sistema de dos a tres órbitas. En el pasado, EUMETSAT y NOAA operaban en órbitas de media mañana y media tarde, y ahora las observaciones se han visto muy potenciadas por una órbita de primera hora de la mañana de los satélites de órbita polar de China.

Combinando este sistema de satélites de tres órbitas se es capaz de proporcionar más observaciones, desde fenómenos meteorológicos graves hasta incendios forestales, pasando por los vientos de la superficie del océano. Los satélites meteorológicos de órbita polar son vitales para los modelos de predicción meteorológica numérica mundial, ya que proporcionan alrededor del 90% de los datos satelitales utilizados para reducir los errores en las previsiones.

El CGMS normaliza el procesamiento y la distribución de los datos para servir a los usuarios mundiales, en particular a la comunidad de la OMM. Además, el desarrollo de normas mundiales para los metadatos de los datos y productos satelitales ha mejorado considerablemente el intercambio de datos entre los socios.

Uno de los principales logros del CGMS es el establecimiento de un marco global de apoyo (planes de contingencia): el concepto de "ayudar al vecino".

En caso de fallo de los recursos de un miembro, los miembros del CGMS se han apoyado mutuamente desplazando los satélites de sus posiciones nominales para garantizar la continuidad de las observaciones en otra parte del globo.

La misma filosofía de "satélites al servicio de la sociedad" caracteriza muchas de las actividades relacionadas con el CGMS.

Si nos fijamos en los satélites geoestacionarios como ejemplo, los satélites de EUMETSAT ayudan a vigilar el Océano Índico, proporcionando datos cruciales para las islas del Océano Índico y para el este de África y complementando los satélites de China, India, Japón y la República de Corea. El Himawari-8 de Japón ha aportado la potencia de los nuevos datos satelitales a la región de Asia-Pacífico y el satélite FY-4 de China proporciona información adicional sin precedentes sobre la misma región.

"Tenemos el privilegio y la ventaja única de actuar en nombre de una comunidad bien estructurada y dirigida por los usuarios, responsable de afrontar los retos mundiales que afectarán a las generaciones futuras. Debemos actuar juntos para lograr los mejores resultados", afirma Phil Evans, director de la Secretaría del CGMS.

 

Fuente: