espectrobroken.gif
lenticularmadrugador.gif
transferenciadeenergia.gif

El reciente tsunami que afectó a Tonga, a consecuencia de una erupción volcánica, pone de manifiesto el riesgo climático agudo al que están sometidas algunas islas

A view of a beach and debris following volcanic eruption and tsunami, in Nuku'alofa, Tonga January 18, 2022 in this picture obtained from social media on January 19, 2022.  Courtesy of Marian Kupu/Broadcom Broadcasting FM87.5/via REUTERS

Vistas de una playa y restos tras la erupción volcánica y tsunami, en Nuku'alofa, Tonga, 18 de enero de 2022. Imágenes obtenidas de las redes sociales el 19 de enero de 2022. Cortesía de Marian Kupu/Broadcom Broadcasting FM87.5/vía REUTERS

 

A view of a beach and debris following volcanic eruption and tsunami, in Nuku'alofa, Tonga January 18, 2022 in this picture obtained from social media on January 19, 2022.  Courtesy of Marian Kupu/Broadcom Broadcasting FM87.5/via REUTERS

 

SINGAPUR, 20 ene (Reuters) - Para la nación insular de Tonga, en el Pacífico Sur, el tsunami desatado por la erupción volcánica del sábado puso al descubierto algunas de las formas en que el cambio climático amenaza la existencia misma de las islas.

Al aumentar las temperaturas y elevarse los niveles del mar, el cambio climático probablemente empeorará los desastres provocados por tsunamis, marejadas ciclónicas y olas de calor, según los expertos.

Muy consciente de este riesgo, Tonga ha sido una voz clave que representa a las naciones vulnerables al clima, y ​​dijo en las conversaciones sobre el clima de la ONU en noviembre que el calentamiento global "más allá del umbral de 1,5 ºC significaría una catástrofe absoluta para Tonga" y otras islas del Pacífico, ya que están asimiladas prácticamente, por el mar.

Su petición de acción climática global es especialmente desesperada, dado que las naciones insulares del Pacífico representan solo el 0,03% de las emisiones globales de carbono, según el Banco Mundial.

"Si bien somos resistentes y tratamos de adaptarnos, solo se necesitan unos pocos metros adicionales de agua para cubrir una casa, matar a un niño o una familia", señaló Shairana Ali, directora ejecutiva de la organización benéfica internacional Save the Children, en la vecina Fiyi.

MARES CRECIENTES

Tonga informó que olas de hasta 15 metros se estrellaron contra la costa en sus islas exteriores después de la erupción volcánica, arrasando casas y matando al menos a tres personas. La erupción provocó alertas de tsunami en todo el Pacífico. Enlace con más información.

A medida que el nivel del mar continúe aumentando en las próximas décadas, es probable que los tsunamis y las marejadas ciclónicas lleguen más tierra adentro con un riesgo aún mayor de daños.

"La marejada de tsunami y la marejada ciclónica se asientan sobre el nivel del mar", dijo Benjamin Horton, quien ha estudiado el aumento global del nivel del mar y es jefe del Observatorio de la Tierra de Singapur. Entonces, con mares más altos, "no necesitarás desastres naturales tan grandes para causar una devastación generalizada".

Los niveles del mar alrededor de la nación archipelágica de 105.000 personas están aumentando en aproximadamente 6 mm por año, casi el doble de la tasa global promedio, según el Sistema Global de Observación del Nivel del Mar de la ONU. Esto se debe a que las islas se encuentran en aguas más cálidas cerca del ecuador, donde el aumento del nivel del mar es más pronunciado que en los polos.

El daño de los tsunamis y las marejadas ciclónicas no se refiere solo a la destrucción causada por las olas. El agua de mar que llega a la costa puede contaminar el suelo agrícola y dejarlo inservible durante años. Las olas del tsunami también exacerban la erosión costera y destruyen los amortiguadores naturales contra el aumento del nivel del mar, como los arrecifes de coral y los manglares.

Con el cambio climático calentando la superficie del océano, tales marejadas ciclónicas son más probables ya que el agua caliente alimenta ciclones cada vez más poderosos. Tonga y los países vecinos fueron azotados por dos ciclones de categoría cinco en los últimos cuatro años, lo que provocó daños por valor de cientos de millones de dólares.

TEMPERATURAS MÁS CÁLIDAS

Las temperaturas de Tonga ya están aumentando, con una temperatura diaria promedio ahora 0,6 °C más alta que en 1979. La frecuencia de días calurosos y noches calurosas ha aumentado en todo el Pacífico.

Es probable que el calentamiento continuo haga que el suelo se seque más, ya que las altas temperaturas provocan una mayor evaporación y afectan los patrones regionales de lluvia, según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU.

Es probable que el país experimente más olas de calor en las próximas décadas, con temperaturas que superan con frecuencia los 35 °C, según el informe. Ese calor extremo puede ser especialmente peligroso cuando se combina con la humedad tropical.

Las aguas del mar también se están calentando, a un ritmo tres veces mayor que el promedio mundial, según muestran los datos de la Organización Meteorológica Mundial. Y las olas de calor marinas, que pueden matar peces y corales, son cada vez más frecuentes, más intensas y más duraderas en la mayor parte del Océano Pacífico.

La propia Tonga vio cómo se formaba una gran gota de calor oceánico al sureste de sus islas en enero de 2020, con temperaturas superficiales del agua que registraron 6 grados centígrados por encima del promedio de ese mes.

¿RECONSTRUIR O CAMBIAR DE SITIO?

Se espera que los habitantes de las islas del Pacífico se encuentren entre los primeros grupos de refugiados climáticos globales, ya que los efectos del cambio climático los expulsan de sus países de origen.

"Tal vez eventualmente se llegue a eso. Pero espero que no", dijo Josephine Latu-Sanft, una tongana que ahora vive en Londres y trabaja como comunicadora climática. "La gente no quiere moverse".

Los tonganos ya han reconstruido sus comunidades dos veces en los últimos años, después del ciclón Gita en 2018 y nuevamente después del ciclón Harold en 2020.

"Los tonganos son muy resistentes" y se muestran reacios a abandonar las islas a pesar de los riesgos, comenta Latu-Sanft. “Hace siglos que vivimos allí. Nuestras raíces e identidad están en la tierra y en el mar”.

 

Artículo publicado en  por  Kanupriya Kapoor y Gloria Dickie