altocumulusrascacielis.gif
mardeniebla.gif
despidiendoalotono.gif

Seis preguntas para entender el sexto año más cálido en el registro

Esta visualización de datos muestra las anomalías de temperatura global en la superficie del planeta en 2021. Temperaturas más altas de lo normal, mostradas en rojo, pueden verse en regiones como el Ártico. Temperaturas más bajas de lo normal se muestran en azul. Créditos: Estudio de Visualización Científica de la NASA/Lori Perkins

El 2021 empató con el 2018 como el sexto año más cálido en un registro que se remonta a 1880, según el análisis anual de temperaturas promedio globales de la NASA. El año contribuyó a una tendencia sin precedentes, pero bien entendida, en la que los últimos ocho años han sido los más cálidos jamás registrados.

Científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA (GISS, por sus siglas en inglés) en Nueva York, producen este registro con datos procedentes de instrumentos en todo el mundo, los cuales son validados con satélites. Los científicos actualizan el registro cada año, manteniendo uno de los conjuntos de datos más importantes del mundo para estudiar el alcance, el ritmo y las causas del calentamiento de nuestro planeta.

Aquí respondemos seis preguntas para ayudarte a entender el análisis de temperatura global de la superficie del GISS, lo que muestra sobre el 2021 y cómo la NASA analiza los datos. 

(1) ¿Qué es el análisis de temperatura global de la superficie del GISS?

También conocido como GISTEMP, por sus siglas en inglés, este producto es uno de varios conjuntos de datos hechos por organizaciones científicas que miden las temperaturas de la Tierra. Sus datos brutos son de acceso público y proceden de miles de decenas de instrumentos situados en estaciones meteorológicas, barcos y boyas oceánicas y estaciones de investigación en la Antártida.

El análisis de temperatura global de la NASA utiliza datos de miles de decenas de estaciones meteorológicas y estaciones de investigación en la Antártida, junto con mediciones realizadas por instrumentos en barcos y boyas oceánicas, para estimar la temperatura global. Aquí se muestran en forma de puntos verdes las ubicaciones de las más de 20.000 estaciones utilizadas actualmente en el análisis. Créditos: Estudio de visualización científica de la NASA/Mark SubbaRao

El análisis de la NASA toma en cuenta el ciclo de las estaciones del año y el clima promedio para determinar cuánto más cálido o frío es el promedio en cada uno de estos lugares. Las temperaturas en distintos lugares de la Tierra pueden variar hasta 100 grados Fahrenheit (55 grados Celsius), pero la temperatura promedio global a lo largo del año cambia de forma mucho más sutil. En otras palabras, cuando los científicos reúnen todos esos datos para estimar las temperaturas medias globales, el análisis sirve como un enorme termómetro planetario.

(2) Si el registro muestra un calentamiento sin precedentes, ¿por qué no son todos los años los más cálidos de la historia?

La temperatura del planeta varía cada año debido a las numerosas interacciones entre la tierra, el aire y el océano. Estas complejas conexiones influyen en el clima y las temperaturas a nivel regional y global. 

Una de estas interacciones es El Niño-Oscilación del Sur, un fenómeno natural en el que transferencias de calor durante varios meses entre el Pacífico y la atmósfera provocan fluctuaciones de temperatura y precipitaciones en todo el mundo. La Niña, la fase más fría de este fenómeno, suele dar lugar a patrones meteorológicos que reducen la temperatura promedio de la Tierra con un ligero desfase de varios meses. Así es como un evento de La Niña a principios de 2021 condujo a un año más frío de lo que habría sido de otro modo, en particular más frío que 2020 o 2016, los años más cálidos en el registro.

Los científicos prevén que, dado que La Niña apareció de nuevo a finales de 2021, su influencia probablemente hará que las temperaturas en 2022 no sean tan cálidas. Aun así, incluso con estos fenómenos, 2021 contribuye a la tendencia de calentamiento a largo plazo observada, y es consistente con ella. Las temperaturas globales están aumentando a un ritmo que el planeta no ha experimentado en miles de años, según la NASA. Es decir, aunque ciclos meteorológicos a corto plazo pueden afectar a un año en particular, las tendencias de calentamiento siguen siendo muy claras y siguen creciendo. 

(3) ¿Cómo hace la NASA para analizar las temperaturas globales?

El análisis de la NASA hace un promedio de estimaciones de temperatura realizadas durante muchas décadas. Así se obtiene una tendencia, o patrón, de la rapidez con la que han cambiado las temperaturas de la superficie de la Tierra en los últimos tiempos. El análisis utiliza un periodo fijo de 1951 a 1980 que sirve de referencia para comparar cómo se desvían las temperaturas globales actuales de lo que era normal en ese entonces. 

El periodo de referencia incluía los mejores datos disponibles cuando científicos de la NASA diseñaron los métodos básicos para el análisis en la década de 1980. Estos datos también incluían una cobertura global completa, ya que los conjuntos de datos anteriores a 1950 generalmente excluían datos del hemisferio sur.

Los pasos para calcular las anomalías de temperatura siguen siendo fundamentalmente los mismos que en la década de 1980. Una excepción clave es que los algoritmos han sido perfeccionados para minimizar errores derivados de datos procedentes de zonas urbanas, que tienden a calentarse más que las rurales. La cantidad y la calidad de los datos disponibles también han aumentado con el tiempo, lo que ha mejorado la extensión del conjunto de datos sobre la superficie de la Tierra. 

Este gráfico muestra anomalías de temperatura anuales desde 1880 hasta 2019, según lo analizado por la NASA y otras instituciones científicas. Aunque hay variaciones menores de un año a otro, los cinco registros de temperatura muestran altibajos sincronizados entre sí. Créditos: NASA GISS / Gavin Schmidt

(4) ¿Qué tan fiable es el análisis de temperatura de la NASA?

Los científicos siempre intentan confirmar la exactitud del registro con estudios independientes y, en las últimas décadas, con satélites. Evaluaciones recientes han revelado que las estimaciones de la agencia sobre la media anual tienen una precisión de una décima de grado Fahrenheit.

El registro utiliza datos brutos que se remontan a 1880, cuando los métodos para medir la temperatura eran menos desarrollados. Pero estos datos históricos siguen siendo una ventana muy útil hacia el pasado. Las evaluaciones recientes muestran que, incluso teniendo en cuenta las mayores incertidumbres de los datos anteriores a 1950, los datos siguen proporcionando la base para una buena estimación de las temperaturas anuales globales del pasado. En otras palabras, los datos anteriores a 1950 son como una foto borrosa en comparación con la nitidez de los conjuntos de datos actuales. Los científicos están un poco más inseguros sobre algunos de sus detalles, pero aun así pueden estar seguros de la imagen general que muestran los datos.

La NASA también revisa si hay irregularidades en la calidad y la distribución de los datos, ya que instrumentos defectuosos, errores humanos en el registro y el procesamiento de los datos y otros factores no climáticos pueden dar lugar a lecturas que no son realistas. Cuando los datos brutos de las estaciones individuales parecen inexactos, los científicos los vuelven a revisar manualmente, comparando los datos con zonas vecinas con condiciones climáticas similares. Estos ajustes pueden influir en los registros de estaciones individuales y regiones pequeñas, pero apenas cambian los promedios globales.

Otras organizaciones también procesan los mismos datos con métodos ligeramente diferentes. Todos sus registros muestran tendencias notablemente similares al análisis de la NASA. 

(5) ¿Cuáles son algunos indicadores y consecuencias del calentamiento?

Los datos de los satélites confirman cómo el calentamiento de la tierra, el aire y el océano está afectando a diferentes partes del planeta. El aumento de las temperaturas está provocando el derretimiento de las capas de hielo y los glaciares en todo el mundo, las olas de calor son más largas e intensas, y las plantas y los hábitats de los animales están cambiando para responder al calentamiento. 

Mientras el análisis de temperatura de la NASA muestra que el Ártico se está calentando cuatro veces más rápido que el resto del planeta, los satélites muestran una disminución en la extensión del hielo marino de la región de alrededor del 13% por década. Los satélites también muestran que el océano se está calentando a un ritmo sin precedentes, y que en 2021 se registraron las temperaturas oceánicas más elevadas y los niveles del mar más altos jamás registrados. 

El 2021 fue testigo de varios ejemplos extremos de cómo el exceso de calor en el océano y la atmósfera puede influir en desastres a menudo devastadores, y a veces inesperados, en distintas partes del mundo. Australia, Europa y Asia sufrieron inundaciones históricas provocadas por niveles récord de lluvias intensas. En Estados Unidos, el incendio Dixie batió récords en California, se produjeron olas de calor masivas en el noroeste del Pacífico y el huracán Ida causó daños desde Luisiana hasta Nueva York. 

(6) ¿Por qué la NASA calcula el cambio de la temperatura global de la superficie?

A principios de la década de 1970, investigaciones de la atmósfera de Venus proporcionaron un claro ejemplo de cómo cantidades extremadamente altas de gases de efecto invernadero, que atrapan el calor en la atmósfera, convirtieron al llamado gemelo de la Tierra en un mundo inhabitable con temperaturas abrasadoras que fundirían plomo.

A partir de entonces, los científicos comenzaron a preocuparse por la influencia del dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la Tierra. En 1981, científicos de la NASA fueron los primeros en estimar los promedios de temperatura global utilizando las técnicas que evolucionaron hasta convertirse en el análisis actual. La idea era proporcionar un contexto para las predicciones del futuro cambio climático.

Hoy en día, el análisis ha ayudado a explicar cómo las emisiones de dióxido de carbono, la deforestación y otras actividades humanas están impulsando el calentamiento global, y por qué las erupciones volcánicas, las fluctuaciones en la producción de energía del Sol y otros factores naturales no son los principales impulsores de la tendencia de calentamiento que podemos observar.

 Fuente:  Por Roberto Molar Candanosa Equipo de noticias de Ciencias de la Tierra de la NASA