espectrobroken.gif
vivaelverano.gif
transferenciadeenergia.gif

El reto de lograr una "transición justa" en la agricultura (Parte 3)

3 - 5 minutos

Enlace Parte 1

Enlace Parte 2

Agricultores indios protestan contra la nueva ley agrícola del gobierno indio, en la frontera de Singhu, 2020. Crédito: Prikshit Dalal / Alamy Stock Photo.

La angustia agraria

La India ofrece una visión de la magnitud del reto al que se enfrenta la agricultura hoy en día.

En todo el país, más del 40% de la población activa está ocupada en la agricultura, según un informe de 2018 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Las estadísticas recopiladas por la Oficina Nacional de Estadísticas del gobierno indio en 2019 muestran que el 54% de los hogares son agrícolas. En algunos lugares, como el estado noroccidental de Rajastán, ese porcentaje supera ampliamente el 70%.

Sin embargo, la proporción de agricultores en la India está reduciéndose -con más del 60% hace apenas tres décadas- a causa de que la gente abandona sus granjas o se traslada a las zonas urbanas.

Desde hace más de un año se están produciendo movilizaciones masivas de agricultores como respuesta a tres leyes agrícolas que relajan la normativa sobre la venta de sus productos. Mientras que el gobierno afirma que las leyes potenciarán a los agricultores y transformarán el sector agrícola, los agricultores que protestan afirman que estas leyes perjudicarán sus medios de vida. 

El aumento de las temperaturas, los cambios en el régimen de lluvias y los fenómenos meteorológicos extremos han hecho estragos en la agricultura del país.

Las dificultades a las que se enfrentan los agricultores indios pueden tener consecuencias devastadoras. Una media de 28 agricultores se suicidan cada día en la India.

Estos problemas no son exclusivos de la India, explica Sharma:

"La agricultura india, como la de todo el mundo, está pasando por una terrible, terrible crisis agraria".

Pero al tiempo que ilustra los retos de una transformación agraria, la India también ofrece un posible modelo de camino a seguir.

El estado de Andhra Pradesh, en el sureste del país, ha adoptado un enfoque novedoso para abordar estas crisis cruzadas. En 2018, su gobierno anunció un plan para apoyar a sus 6 millones de agricultores en la transición a un sistema de agricultura totalmente natural, conocido como "agricultura natural de balance cero" (ZBNF).

El uso de recursos locales reduce los costes para los agricultores, facilitando la transición. Para el año 2024, todas las explotaciones de Andhra Pradesh utilizarán una agricultura sin productos químicos.

En algunas partes del estado donde ya se ha iniciado la transición a la agricultura natural, las cosas ya están mejorando tanto para los agricultores como para el medio ambiente, afirma Sharma.

"En las zonas donde ya se ha producido la transición no hay ningún suicidio de agricultores. También vemos que los ingresos de los agricultores, comparativamente, son mucho mejores en esas zonas. También vemos que la calidad del suelo y del medio ambiente es mucho, mucho mejor".

Aunque no se lleve a cabo específicamente en el marco de una "transición justa", el cambio a la ZBNF es una de las transformaciones agrícolas a mayor escala del mundo, afirma Sharma. " El tiempo dirá si otros Estados lo adoptan", afirma.

Los defensores de la agricultura industrializada o de las soluciones tecnológicas sostienen que el mundo necesita seguir aumentando la producción y el rendimiento de los cultivos para poder alimentar a una población de 10.000 millones de personas en el año 2050.

Sharma afirma que estas estadísticas se utilizan para crear una "psicosis del miedo", señalando que el mundo ya produce suficientes alimentos para alimentar a 14.000 millones de personas, según algunas estimaciones. (Otras estimaciones sitúan esa cifra en torno a los 10.000 millones):

Eso no quiere decir que no haya que intentar mejorar la producción, afirma. Pero el verdadero problema, en su opinión, es la cantidad de residuos alimentarios que generan nuestros sistemas alimentarios actuales.

A medida que los fallos de los sistemas agrícolas modernos quedan al descubierto, el reconocer la necesidad de un cambio es cada vez más evidente, advierte Sharma:

"El mundo está empezando a darse cuenta de la locura que cometió, cuando apostó por los sistemas de agricultura intensiva en todo el planeta... El mundo, al menos, está empezando a darse cuenta de que tenemos que abandonar ese tipo de sistema agrícola destructivo para el medio ambiente... Cada vez hay más conciencia de que esto no sólo es posible, sino que hay que hacerlo".

Fuente: Autora: GIULIANA VIGLIONE