espectrobroken.gif
deltaenlapalma.gif
lasombradelteide.gif

El suministro de minerales para los coches eléctricos "debe multiplicarse por 30" para cumplir los objetivos climáticos (2)

 5 - 7 minutos

Enlace Parte 1

 

Necesidades de materiales

Se espera que las baterías de los vehículos eléctricos y el almacenamiento de la energía se conviertan en el mayor contribuyente al aumento futuro de la demanda, ya que el litio, el níquel, el cobalto, el manganeso y el grafito son cruciales para garantizar el rendimiento, la longevidad y la densidad energética.

En la EDS, la demanda de minerales en el sector de las baterías se multiplicará por 30 de aquí a 2040. Sólo la demanda de litio y níquel para las baterías de los vehículos eléctricos crece 43 y 41 veces, respectivamente.

Este crecimiento previsto puede verse en los siguientes gráficos.

Demanda de minerales por las ventas de vehículos eléctricos nuevos. Fuente: AIE.

La generación de energía con bajas emisiones de carbono también representa una parte considerable del crecimiento futuro de la demanda de minerales, ya que los elementos de tierras raras se necesitan actualmente para los imanes permanentes de las turbinas eólicas y los motores de los vehículos eléctricos.

A medida que las sociedades vayan utilizando más la energía eléctrica supondrá, que las redes eléctricas, también requerirán grandes cantidades de cobre y aluminio.

La AIE señala que la futura demanda de minerales está "sujeta a una considerable incertidumbre" debido tanto al alcance de las políticas climáticas como a la dirección que tomen las diferentes tecnologías. Por ejemplo, las necesidades de minerales pueden cambiar en respuesta a los precios del mercado o al éxito comercial de una tecnología sobre otra.

Para abordar esta cuestión, la agencia evaluó 11 casos alternativos que tienen en cuenta parte de la variabilidad potencial en los distintos sectores. Éstos pueden verse en la siguiente tabla.

Vías alternativas de evolución de la tecnología analizadas en el informe de la AIE, para tener en cuenta las posibles futuras tendencias que podrían tomar los distintos sectores. Fuente: AIE.

Por ejemplo, la demanda de cobalto podría ser entre seis y 30 veces superior a los niveles actuales, dependiendo de la evolución futura tanto de la química de las baterías como de las políticas climáticas. (Tesla y General Motors son algunas de las empresas que están explorando baterías de coche con poco o ningún cobalto).

El informe concluye que la mayor incertidumbre para la futura demanda de minerales está relacionada con la ambición de las políticas climáticas mundiales:

"La gran pregunta para los proveedores es si el mundo se dirige realmente a un escenario coherente con el Acuerdo de París. Los responsables políticos tienen un papel crucial a la hora de reducir esta incertidumbre, dejando claras sus ambiciones y convirtiendo los objetivos en acciones. Esto será vital para reducir los riesgos de inversión y garantizar un flujo de capital adecuado para los nuevos proyectos."

Desajuste inminente

En una declaración publicada para acompañar el informe, Birol afirma:

"Los datos muestran un desajuste inminente entre las crecientes ambiciones climáticas mundiales y la disponibilidad de minerales críticos que son esenciales para hacer realidad esas ambiciones".

 Esto puede verse en los gráficos siguientes, que muestran que la demanda proyectada en el SDS (línea roja) e incluso en el STEPS (línea amarilla) supera a los recursos minerales que actualmente deben extraerse (área azul) en las próximas décadas.

Producción minera prevista (área azul) y necesidad primaria (líneas amarilla y roja) de determinados minerales en diferentes escenarios. Fuente: AIE.

Para los SDS en particular, la escala de crecimiento de la demanda para la mayoría de estos minerales está muy por encima de los niveles que se han visto en los últimos años, como muestra el gráfico siguiente.

Por ejemplo, de aquí a 2040, el crecimiento medio anual de la demanda de litio es unas nueve veces superior a los niveles registrados en la última década. Mientras tanto, la demanda de cobre debe seguir satisfaciéndose al mismo nivel, relativamente alto.

Crecimiento anual medio de la demanda total de los minerales seleccionados por escenario. Fuente: AIE.

La AIE identifica varios "factores de riesgo" que, según dice, pueden "aumentar la posibilidad de que se produzcan tensiones en el mercado y nuevos ciclos de precios, ralentizando las transiciones energéticas".

Entre ellos se encuentran los largos periodos de tiempo que suele conllevar la puesta en marcha de nuevos proyectos mineros, la tendencia a la disminución de la calidad de los recursos en muchas minas y el creciente escrutinio de los problemas medioambientales y sociales en estos emplazamientos.

El informe también señala que muchas minas están situadas en zonas de elevado riesgo climático. Por ejemplo, cerca de la mitad de la producción mundial de litio y cobre se encuentra en zonas de alto estrés hídrico.

La AIE afirma que otro problema es la concentración geográfica de muchos de estos minerales, como se muestra en el siguiente gráfico.

Con frecuencia, un solo país es uno de los responsables de aproximadamente la mitad de la producción mundial, lo que hace que el mercado mundial sea vulnerable a las medidas comerciales o a los acontecimientos que se producen en esas naciones, desde catástrofes naturales hasta golpes militares.

 

Proporción de los tres principales países productores en la producción total de determinados minerales y combustibles fósiles, 2019. Fuente: AIE.

 

Recomendaciones de la AIE

A pesar de estos problemas, la AIE subraya que "no hay escasez de recursos", es decir, la cantidad de minerales fundamentales que se encuentran en depósitos subterráneos.

Señala que el tamaño de las reservas económicamente viables ha ido creciendo, a pesar del aumento de la producción, como se muestra en el siguiente gráfico.

 

Reservas disponibles y producción de litio, níquel y cobre. Fuente: AIE.

La agencia también ofrece "seis recomendaciones clave para un nuevo enfoque global de la seguridad mineral".

Una de estas recomendaciones es incrementar el reciclaje para aliviar la presión sobre los nuevos suministros, aunque, como muestra el gráfico siguiente, se espera que los metales reciclados sean sólo una fracción del total utilizado en 2040.

 

Contribución del reciclado y la reutilización de las baterías para reducir las necesidades de suministro primario de determinados minerales, según el escenario. Fuente: AIE.

Además de que los gobiernos del mundo sean inequívocos en cuanto a sus políticas climáticas, la agencia también señala la importancia de promover la I+D, mantener altos estándares ambientales y sociales y fortalecer la colaboración internacional entre productores y consumidores.

Por último, la AIE subraya que, aunque las actividades mineras producen gases de efecto invernadero, "las emisiones a lo largo de la cadena de suministro de minerales no anulan las claras ventajas climáticas de las tecnologías de energía limpia"

 

Fuente:  Autor: JOSH GABBATISS