despidiendoal2005.gif
vivaelverano.gif
arreboladapirenaica.gif

El suministro de minerales para los coches eléctricos "debe multiplicarse por 30" para cumplir los objetivos climáticos

 3 - 4 minutos

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la industria de los coches eléctricos podría necesitar al menos 30 veces más litio, níquel y otros minerales indispensables de aquí a 2040 para cumplir los objetivos climáticos mundiales. 

Estos metales se encuentran entre un conjunto que se considera vital en la fabricación de paneles solares, turbinas eólicas y otras tecnologías de energía limpia.

En general, la organización con sede en París afirma que la producción de estos minerales esenciales podría tener que cuadruplicarse en las próximas dos décadas para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París que consiste en limitar el calentamiento a un nivel "muy inferior" a 2ºC, o ampliarse hasta seis veces para alcanzar el nivel cero en todo el mundo en 2050. 

Su nuevo informe, en el que se examina la situación de estos minerales, concluye que los planes actuales de suministro e inversión "se quedan cortos" respecto a lo que será necesario para una transición energética limpia generalizada. El informe examina los obstáculos que podrían impedir que la industria de los minerales se adapte a esta futura demanda. 

Sin embargo, el director ejecutivo de la AIE, el Dr. Fatih Birol, comenta: 

"Estos peligros son reales, pero son superables. La respuesta de los responsables políticos y de las empresas determinará si los minerales críticos siguen siendo un elemento vital para la transición a la energía limpia o se conviertan en un cuello de botella en el proceso". 

Mayor demanda

En términos generales, las necesidades de minerales de las tecnologías de energías limpias son mayores que las de sus homólogas alimentadas por combustibles fósiles, afirma la AIE.

Esto puede verse en el siguiente gráfico, que muestra cómo una planta eólica marina requiere hoy en día alrededor de 12 veces más recursos minerales que una planta de gas equivalente.

 

Minerales utilizados en determinadas tecnologías de energía limpia y tecnologías de combustibles fósiles. Fuente: AIE.

Según la AIE, el aumento de la energía renovable en los últimos años supone que, desde 2010, la cantidad media de estos minerales necesarios para una nueva central eléctrica ha aumentado un 50%. 

En su nuevo informe, la agencia evalúa la demanda futura de estos metales en diferentes aplicaciones energéticas bajo dos escenarios diferentes, que ven la demanda global duplicarse o cuadruplicarse, como muestra el gráfico siguiente.

 

Demanda total de minerales de las tecnologías de energías limpias por escenario. Fuente: AIE.

El primero es el "escenario de desarrollo sostenible" (SDS) de la AIE, que afirma estar en consonancia con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el calentamiento "muy por debajo de 2ºC".

El informe también menciona un "dramático impulso especial" necesario para alcanzar el objetivo de cero emisiones en el mundo para 2050. Se espera que la agencia publique en las próximas semanas una "hoja de ruta exhaustiva para alcanzar las emisiones netas cero en 2050". 

El nuevo informe también utiliza el "escenario de políticas declaradas (STEPS)", que "ofrece una indicación de hacia dónde podrían llevar al sector energético las medidas y planes políticos actuales". 

En él se combinan las tendencias de las energías limpias, principalmente a partir del World Energy Outlook 2020, con un nuevo análisis de los cambios en el uso de los minerales basado en "una amplia revisión bibliográfica y consultas a expertos y a la industria". 

Según el SDS, la cuota de las tecnologías de energías limpias en el total de la demanda de minerales aumentará considerablemente, convirtiéndose en el principal mercado del níquel, el cobalto y el litio. Esto puede verse en el siguiente gráfico. 

Proporción de las tecnologías de energía limpia en la demanda total de litio, cobalto, níquel, cobre y neodimio, un elemento de tierras raras. Fuente: AIE.

 

Enlace Parte 2

 

Fuente:  Autor: JOSH GABBATISS