El cambio climático afectará más a las plantas y animales "endémicos

4 - 6 minutos

Las plantas y los animales que viven sólo en una región -conocidos como especies "endémicas"- se verán "sistemáticamente más perjudicados" por el cambio climático que sus homólogos menos específicos en cuanto al nicho ecológico, según un nuevo estudio.

El estudio, publicado en Biological Conservation, concluye que más del 90% de las especies endémicas sufrirán consecuencias negativas -como la reducción de sus poblaciones- si el calentamiento global alcanza los 3º C por encima de los niveles preindustriales. Sin embargo, añade que se espera que las especies invasoras vean en general efectos neutros o positivos del calentamiento del clima.

Esta tendencia podría permitir que "oportunistas generalistas y extendidos" sustituyeran a las especies endémicas, advierte el estudio, lo que provocaría un descenso de la biodiversidad.

El estudio calcula también los riesgos de extinción con distintos niveles de calentamiento. El estudio concluye que el 2% de las especies endémicas están en riesgo de extinción si el calentamiento se limita a 1,5ºC, y el 4% está en riesgo a 2ºC. Sin embargo, el riesgo aumenta al 20% en los ecosistemas terrestres y al 32% en los marinos si el calentamiento alcanza los 3ºC.

"Nos sorprendió mucho la pérdida que se espera con aumentos tan pequeños de la temperatura media", explica un autor del estudio a Carbon Brief, y añade que "seguir el acuerdo de París supondría una gran diferencia para nuestra biodiversidad en todo el mundo".

Especies emblemáticas

A partir de más de 8.000 pronósticos de artículos científicos, los autores analizan el riesgo del cambio climático para las especies de 273 puntos calientes "insustituibles" de "biodiversidad excepcional".

Los autores agrupan las especies en tres categorías -especies "endémicas", "nativas no endémicas" e "introducidas"- en función del lugar donde suelen vivir.

Una especie endémica vive exclusivamente en una zona geográfica. Las zonas de gran biodiversidad suelen estar repletas de especies endémicas "emblemáticas", explica la Dra. Stella Manes, de la Universidad Federal de Río de Janeiro, autora principal del estudio.

Por ejemplo, todas las especies de lémur son endémicas de Madagascar, lo que significa que no se encuentran en ningún otro lugar del planeta. Del mismo modo, el ave nacional de Sudáfrica, la grulla azul, es una especie endémica del país, mientras que el leopardo de las nieves es endémico del Himalaya.

Si una especie se encuentra de forma natural en más de una zona geográfica, se denomina especie autóctona cuando se encuentra en esas regiones. En cambio, si una especie no se encuentra de forma natural en una región determinada, sino que ha sido llevada allí por la actividad humana -de forma intencionada o no-, se denomina especie "introducida".

Los mapas siguientes reflejan el impacto previsto del cambio climático en las especies de los puntos críticos de la biodiversidad terrestre, estandarizados en una serie de fechas y escenarios de calentamiento. El sombreado rojo indica que el cambio climático tendrá un impacto negativo en las especies de la zona, y el sombreado azul indica un impacto positivo.

El impacto que se prevé que tenga el cambio climático sobre las especies en los puntos calientes de biodiversidad terrestres para (a) todas las especies, (b) las especies endémicas, (c) las especies autóctonas y (d) las especies introducidas. Los impactos se estandarizan a través de una serie de fechas y escenarios de calentamiento. Fuente: Manes et al (2021).

Los autores concluyen que se prevé que las especies endémicas terrestres se verán 2,7 veces "más afectadas" por el cambio climático que las especies nativas no endémicas, y 10 veces más afectadas que las especies introducidas.

Esto confirma los hallazgos de investigaciones anteriores al señalar que las especies endémicas son las más afectadas por el cambio climático, explica el Dr. Mark Urban, profesor asociado de ecología y biología evolutiva de la Universidad de Connecticut, que no participó en el estudio. Dice a Carbon Brief:

"Tiene lógica que las especies endémicas estén más amenazadas por el cambio climático. Las especies endémicas ya son las más pequeñas. Suelen ocupar áreas de distribución más pequeñas y vivir en poblaciones más reducidas, y estos factores hacen que las especies sean más susceptibles a cualquier amenaza, no sólo al cambio climático".

Las especies introducidas, en cambio, pueden tener un impacto "neutro o positivo" del cambio climático, según el estudio. Las especies introducidas suelen ser capaces de adaptarse a nuevos entornos, pero a veces tienen un impacto negativo en el ecosistema local, por ejemplo, superando a las especies autóctonas en la búsqueda de alimento. En este caso, se las conoce como "invasoras".

Las plantas son "algunas de las especies invasoras más hábiles del mundo", según el estudio, porque a menudo pueden "superar" a las especies autóctonas cuando aumentan las temperaturas y los niveles de CO2. En este estudio, las plantas constituyeron la mayoría de las especies introducidas en los puntos críticos de biodiversidad.

La Dra. Mariana Vale, investigadora de la Universidad Federal de Río de Janeiro y autora del estudio, explica a Carbon Brief que "la globalización es el gran obstáculo" cuando se trata de especies invasoras.

"No es sorprendente que tantas especies invasoras sean plantas", afirma. Esto se debe a que las plantas pueden ser transportadas fácilmente a un nuevo ecosistema -por ejemplo, a través del equipaje contaminado con semillas- y luego pueden someterse a la reproducción clonal, explica.

Manes añade que las especies de plantas invasoras pueden llegar "básicamente a todas partes", y añade que los humanos están introduciendo incluso especies de plantas no autóctonas en la Antártida a través del barro de sus botas. Además, las plantas pueden ser transportadas por el viento, lo que facilita su traslado de una isla a otra, señala.

Enlace Parte 2

Fuente: Autora:AYESHA TANDON