cumulonimbusincusmamma.gif
arribayabajo.gif
despidiendoalotono.gif

La temporada de nubes noctilucentes ha comenzado

La nave espacial AIM de la NASA

La nave espacial AIM de la NASA ha detectado una nube nocturna (NLC) dentro del Círculo Polar Ártico, la primera de la temporada de verano 2020. Es la nube azul en esta imagen satelital del Polo Norte:

 

La detección del 17 de mayo marca el inicio de uno de los primeros en los 14 años de historia de la nave espacial.

 "En años anteriores, hemos visto aparecer las primeros NLC entre el 15 y el 27 de mayo", dice Cora Randall, miembro del equipo científico de AIM en la Universidad de Colorado. "Solo una vez, en 2013 (15 de mayo), la temporada del norte comenzó antes que esta".

Los NLC son las nubes más altas de la Tierra. Alimentadas por los meteoritos, flotan en el borde del espacio a más de 80 km del suelo. Las nubes se forman cuando en el verano trazas de vapor de agua se elevan a la mesosfera, permitiendo que el agua se cristalice alrededor de motas de polvo de los meteoritos. El verano pasado, se extendieron hasta el sur de Los Ángeles y Las Vegas, estableciendo récords de avistamientos de baja latitud.

Para descubrir por qué las NLC aparecieron tan temprano este año, Lynn Harvey, del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado, analizó los datos de la sonda de microondas de la NASA (MLS). Las siguientes gráficas muestran la humedad y la temperatura en la mesosfera durante los últimos 14 años, con 2020 trazado en rojo:

 

 "Entre el 1 y el 17 de mayo, las condiciones en la mesosfera se enfriaron y cargaron de humedad significativamente", dice Harvey, "de modo que 2020 se convirtió en el segundo año más frío y el más húmedo en el registro de AIM".

Las nubes noctilucentes se han comparado con una gran "bombilla de luz geofísica" porque se encienden de repente, alcanzando una intensidad casi completa en un período de no más de 5 a 10 días. Esto significa que la pequeña nube azul pronto podría expandirse para cubrir la mayor parte del Ártico. ¡Manténganse al tanto!

 

En el  Meteoglosario de AEMET (https://meteoglosario.aemet.es/es/termino/1074_nubes-noctilucentes), podemos leer lo siguiente sobre la entrada “nube noctilucente”:

Nubes de aspecto similar a los cirros, con tonos plateados o azules pálidos, que se observan principalmente a comienzos de verano tras el atardecer o antes del amanecer. Se forman en la mesosfera, a altitudes comprendidas entre 75 y 100 Km y son, por ello, las nubes más altas que se pueden observar en nuestro planeta. Aunque habitualmente las zonas más favorables para su observación se encuentran en latitudes altas (por encima de 50° en ambos hemisferios), en ocasiones son también visibles desde puntos más meridionales. También se denominan nubes mesosféricas polares.
Aunque no se conoce todavía bien el origen de estas nubes, parece que los núcleos de condensación necesarios para su formación provienen de partículas eyectadas a la alta atmósfera por erupciones volcánicas muy potentes y del polvo de restos de meteoritos. El vapor de agua provendría de fuertes corrientes ascendentes asociadas a una circulación meridional mesosférica que recorre el planeta de polo a polo, así como de la oxidación del metano existente en las capas altas de la atmósfera. Aunque la cantidad de vapor de agua es muy escasa, las temperaturas extremadamente bajas que se registran en la mesosfera (inferiores a los -120 °C) serían suficientes para provocar la saturación del aire necesaria para la posterior formación de las nubes noctilucentes.

Fuente: