iriscontraglaciar.gif
amanecerdesdeelcielo.gif
uyyyquecerca.gif

El planeta está probablemente en peor estado de lo que nunca pudimos predecir

Las estimaciones científicas podrían haber infravalorado la gravedad de la la crisis climática.

El nivel del mar aumentará en más de 3 pies (91,44 centímetros o aproximadamente 1 metro). Hasta una quinta parte de todo lo que vive en los océanos del mundo morirá. Más de 200 millones de personas serán desplazadas por la subida del nivel del mar o forzadas a trasladarse a lugares más fríos.

Esas son las predicciones actuales de la ciencia sobre cómo será un mundo con cambio climático en 2100. Pero esas estimaciones podrían infravalorar la gravedad de la crisis.

Los científicos confían en elaboradas simulaciones numéricas que utilizan datos del pasado para predecir lo que sucederá en el futuro, a medida que las personas "bombean" más gases de efecto invernadero a la atmósfera. Los primeros modelos climáticos, desarrollados en la década de 1960, fueron inquietantemente precisos: predijeron correctamente cuánto se calentaría el mundo hoy día dado el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde entonces, los modelos han sido la base de los informes de primer nivel de la ONU que han ayudado a los responsables políticos a vislumbrar cómo será el clima en las próximas décadas. También han ayudado a los políticos a avaluar, por ejemplo, la altura de los diques para proteger las ciudades del aumento del nivel del mar.

"Creo que parece haber un cambio en esta nueva generación de modelos, y podría ser realmente una mala noticia".

Pero a los científicos les preocupa que los modelos climáticos actuales no sean tan precisos para predecir los próximos cincuenta años, incluso teniendo en cuenta que las herramientas y los datos han mejorado considerablemente. ¿Por qué? Los modelos son tan buenos como sus ingestión de datos. Debido a que los hechos en la tierra están cambiando tan rápido, los modelos climáticos de predicción se están volviendo menos precisos, y los científicos lo saben.

"No es una novedad que nos sorprenda", dijo Theodore Scambos, que estudia las capas de hielo antárticas en la Universidad de Colorado en Boulder. "Estamos viendo cosas que ocurren ahora que no esperábamos porque el mundo nunca antes había sido así".

Por ejemplo, los modelos actuales han tenido dificultades para predecir la velocidad a la que las capas de hielo antárticas se derretirían en el océano. Esto se debe a que no tuvieron en cuenta las corrientes de agua tibia que socavan la parte inferior de las placas, que se descubrieron en 2016.

"Estos detalles afectan mucho", señala Karen Alley, estudiante de doctorado en geología y autora principal del estudio. "Pero exactamente cuánto, todavía no lo sabemos. Necesitamos conocerlo ".

La mala noticia es que la mayoría de las nuevas investigaciones no se refieren a los procesos que podrían extraer el carbono de la atmósfera y hacer que el cambio climático sea menos severo. Todo lo contrario: la mayoría de los datos que los científicos están recopilando sugiere que el calentamiento global será peor de lo previsto.

"Si observa cómo han cambiado los informes", dijo Jessica Hellman, directora del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad de Minnesota, "verá que la mayor parte de nuestros errores han consistido en subestimar lo mal que podrían estar las cosas".

Algunos de los modelos climáticos más nuevos, generados el año pasado con los datos más detallados hasta la fecha, revelan un futuro más cálido y menos predecible.

"Creo que parece haber un cambio en esta nueva generación de modelos, y podría ser realmente una mala noticia", dijo Kate Marvel, científica del clima de la Universidad de Columbia y el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA.

Nubes, bosques y "deshielo brusco"

Históricamente, la mayoría de los modelos climáticos suponían que los miles de millones de árboles en las selvas tropicales del mundo continuarían absorbiendo carbono de la atmósfera en las próximas décadas. Pero un estudio publicado en marzo sugiere que los bosques están tan degradados, tanto por incendios como por deforestación, que están perdiendo su capacidad de almacenar carbono.

"Hemos descubierto que uno de los impactos más preocupantes del cambio climático ya ha comenzado", afirma Simon Lewis, profesor de la escuela de geografía de la Universidad de Leeds, uno de los principales autores de la investigación. "Esto está décadas por delante incluso de los modelos climáticos más pesimistas".

Los científicos aún no saben con certeza cuánto metano y carbono podrían emitirse al descongelarse el permafrost (la capa de tierra permanentemente congelada en el Ártico). Se estima que 1.400 gigatoneladas de carbono están atrapadas en el permafrost: eso es casi el doble de las 850 gigatoneladas de carbono actualmente en la atmósfera.

Los modelos alguna vez predijeron que el carbono se liberaría lentamente, pero en los últimos años, los científicos han comenzado a aprender sobre un proceso llamado "descongelamiento abrupto", en el que el agua del hielo derretido en el suelo puede hacer que un área de permafrost se descongele de una sola vez. Cuando se tiene en cuenta ese proceso, podría liberarse hasta un 50% más de gases de efecto invernadero del Ártico en los próximos cientos de años, según Ted Schuur, ecólogo de ecosistemas de la Universidad del Norte de Arizona, y eso podría alterar irrevocablemente el clima.

"Estamos empezando a afirmar que esto es significativo a escala global", dijo Schuur.

A medida que los científicos aprenden más sobre la forma en que funcionan los sistemas climáticos del mundo, algunos modelos comienzan a predecir un futuro más cálido.

Modelos anteriores han sostenido, por ejemplo, que duplicar el dióxido de carbono en la atmósfera calentaría el planeta aproximadamente 3 grados centígrados. Los nuevos modelos comienzan a sugerir que podría no ser el caso, debido a las nubes. Los científicos ahora saben que un mundo más cálido tendrá menos nubes, lo que podría desencadenar un círculo vicioso: a medida que el mundo se calienta, la cobertura de nubes se vuelve más escasa, lo que a su vez hace que el planeta sea aún más cálido.

El resultado de ese ciclo, que apenas comienza a ser completamente comprendido y trabajado en los modelos, es que duplicar la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera podría conducir a un calentamiento de hasta 5.6 grados Celsius. Es un aumento cataclísmico y especialmente preocupante porque ya estamos a medio camino de duplicar el CO2 de los niveles preindustriales.

"Cuanto más cálido sea, menos acierto tendrán los modelos", dijo a VICE News Michael Oppenheimer, autor principal del reciente informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU sobre los océanos y las regiones polares. "Mi opinión es que me siento bastante tranquilo con lo que dicen los modelos entorno a un par de grados".

Preparándose para el futuro

Todo esto hace que la planificación del futuro sea cada vez más difícil para los responsables de las políticas. Por ejemplo, se pronostica que las aguas alrededor de la ciudad de Nueva York, se elevarán según las zonas entre 4,17 pies (1,27 metros) y 9,00 pies (2,74 metros) para 2100, según las estimaciones del Panel de Cambio Climático de la Ciudad de Nueva York.

Pero hay una gran diferencia entre cuatro y nueve pies, y ambos podrían resultar demasiado bajos. Y no todos los modelos tienen en cuenta el peor de los casos en que las capas de hielo en la Antártida Occidental se derritan, lo que podría elevar aún más el nivel del mar, unos 12 pies (3,66 metros).

 (Un enorme muro marino de 200 mil millones de dólares, construido alrededor de Nueva York para protegerlo de tormentas intensas, es una idea costosa, desatinada y poco respetuosa con el medio ambiente que, cuando sea necesario, probablemente no servirá de todas formas. También tendrá un aspecto horrible. Lo siento, ¡bastará con que tengan preparados sus cubos y fregonas!)

 Los responsables políticos de la administración Trump, como el jefe de la EPA, han sido muy vehementes en jugar con la creciente "incertidumbre científica", para argumentar que simplemente no sabemos lo suficiente como para actuar. "Todavía falta bastante trabajo de modelización y todavía no comprendemos mucho de lo que dicen los climatólogos", dijo Andrew Wheeler a Folha de S.Paulo, un periódico brasileño, en febrero.

Para él, el peor escenario de los modelos es un informe más fatalista de la comunidad climática.

"Solo hubo un artículo hoy sobre el modelo con escenario más desfavorable... que critiqué el año pasado", dijo Wheeler a Folha de S.Paulo. "Hay mucha información errónea, mucho miedo en torno al tema".

La mayoría de los científicos no creen que las predicciones sobre el cambio climático sean demasiado terribles, sino que podrían no ser lo suficientemente terribles. Además de reducir las emisiones, las ciudades deben prepararse para lo peor.

"Cuando usamos los modelos, cuando miramos un futuro en el que tenemos emisiones de carbono reducidas, ese mundo es muy diferente de uno en el que no hacemos nada", Ted Schuur, ecólogo de permafrost en la Universidad del Norte de Arizona. "Cuando la gente piensa," es demasiado tarde, no puedo hacer nada ", es todo lo contrario".

Portada: Collage creado por Danny Card. Créditos de imagen de izquierda a derecha: AP Photo / Alan Diaz; Foto AP / Rafiq Maqbool; Foto de James Wakibia / SOPA Images / Sipa USA (Sipa vía AP Images; Christian Pondella / Red Bull Content Pool vía AP Images; AP Photo / Rick Rycroft.

 

 Fuente: Publicado en Vice el 11 de mayo de 2020 por  Alex Lubben