iriscontraglaciar.gif
mardeniebla.gif
transferenciadeenergia.gif

Un estudio preliminar sugiere "la aparición de una forma más transmisible" del SARS-CoV-2 debido a una mutación

El virus SARS-CoV-2 de los primeros días de la pandemia no es el mismo que el que tenemos ahora a nivel global, indica un nuevo análisis. En algún momento de febrero en Europa una nueva mutación apareció y se extendió rápidamente, en principio es la mutación que se expandió al resto del mundo. Esto tiene un efecto secundario más, si finalmente los datos del estudio preliminar son ciertos, puede dificultar el desarrollo de una vacuna. Los resultados del estudio realizado sin embargo deben ser comprobados aún para confirmar su viabilidad.

Un estudio preliminar

En un estudio preliminar publicado en bioRxiv científicos del Laboratorio Nacional de Los Álamos han analizado más de 6.000 secuencias del coronavirus que han sido recopiladas por Global Initiative for Sharing All Influenza Data. Hay que tener en cuenta que en bioRxiv no se publican estudios definitivos, sino que deben aún ser revisados para verificar su veracidad. Es decir, publicar un paper conlleva tiempo ya que debe pasar un riguroso proceso de revisión para comprobar que se ha seguido el método científico. Este estudio preliminar sin embargo no ha pasado el peer review aún, por lo que hay que cogerlo con pinzas.

¿Por qué se hace esto? Es una tendencia que se ha visto incrementada las últimas semanas. En repositorios de preprint como bioRxiv en cierto modo se agiliza el proceso permitiendo a la comunidad científica revisar por si mismos el estudio preliminar antes de que pase a su revisión por pares donde se verifica su rigurosidad. Se ofrece la información a la comunidad científica más rápidamente para agilizar las cosas ante una emergencia, aunque con la precaución de que no son datos 100% concluyentes. Como indican en Washington Post, hay que permanecer escépticos con ello.

El análisis identificó un total de 14 mutaciones de SARS-CoV-2 (nombre técnico que recibe el coronavirus) entre los casi 30.000 bases partes del ARN del genoma del virus. Las mutaciones en cierto modo son normales, un virus muta continuamente y diferencias genéticas no tienen por qué significar comportamiento y funcionamiento distinto siempre. En este caso, los investigadores se fijaron en una mutación concreta llamada D614G, que se da en la proteina Spike (S) y es la responsable del cambio en las puntas/picos del virus.

Explican en el preprint el propósito que tienen con ello:

"...nuestra intención es complementar lo que proporcionan [los datos de Global Initiative for Sharing All Influenza Data] con visualizaciones y datos resumidos específicamente destinados a apoyar a las comunidades de inmunología y vacunas, y alertar a la comunidad en general sobre los cambios en la frecuencia de mutaciones que podrían indicar selección positiva y un cambio en el fenotipo viral o la antigenicidad."

Una mutación que ha predominado sobre la anterior

La conclusión que extraen los investigadores es que la nueva mutación, que parece haberse originado en Europa, ha conseguido dominar frente al coronavirus original que surgió de Wuhan en China. La cepa proveniente de Europa es la que parece haberse distribuido más a nivel global. Indican que en cuestión de semanas ha sido la mutación dominante en algunas regiones donde ha llegado. Es a partir de eso que creen que es más infecciosa que la original. Pero una vez más, no ha podido ser comprobado y se pueden dar otros factores externos como simplemente el comportamiento social y las medidas tomadas para frenar la expansión del coronavirus.

En declaraciones a Gizmodo, el epidemiologista Bill Hanages de la Universidad de Harvard lo explicaba de la siguiente manera:

"La gran mayoría de los aislamientos secuenciados ahora descienden del brote europeo, que se ha extendido más ampliamente que el chino. Eso podría ser porque es más transmisible, pero también podría ser porque las intervenciones relativamente tardías permitieron que se extendiera más."