69sesentaynueve.gif
deltaenlapalma.gif
transferenciadeenergia.gif

Los científicos prueban el equipo de “iluminación” de nubes para generar “sombra” y enfriar la Gran Barrera de Coral

 Exclusiva: el experimento utiliza una turbina modificada para rociar trilllones de nanocristales de sal en el aire desde una barcaza.

  ¿Puede el brillo de la nube ayudar a salvar la Gran Barrera de Coral? Las pruebas han comenzado - vídeo

Los científicos han llevado a cabo una prueba del prototipo de equipo para “iluminar” las nubes en la Gran Barrera de Coral y esperan que se pueda ampliar la sombra que generan, enfriar los corales y protegerlos del blanqueamiento causado por el aumento de las temperaturas globales.

El experimento utilizó una turbina modificada con 100 boquillas de alta presión para rociar trillones de nanocristales de sal oceánica en el aire desde la parte trasera de una barcaza.

En teoría, los pequeños cristales de sal pueden inseminarse en las nubes bajas, haciéndolas más brillantes y  que reflejen más luz solar favoreciendo que llegue menos a la superficie del océano.

La prueba no fue diseñada en sí para probar la efectividad del sistema de inseminación, pero Daniel Harrison, de la Southern Cross University, que dirigía el proyecto, dijo a Guardian Australia que había demostrado con éxito que el citado sistema funcionaba.

Entre el 25 y el 28 de marzo, Harrison y un pequeño equipo de investigadores de la universidad y el Instituto de Ciencias Marinas de Sydney llevaron a cabo el experimento junto al arrecife Broadhurst en Townsville, en Queensland.

Investigadores de la Universidad de Sydney y la Universidad Tecnológica de Queensland también estuvieron presentes para probar el prototipo, desarrollado en colaboración con EmiControls de Italia. Varios otros investigadores, incluido un representante de EmiControls, no pudieron unirse a la tripulación como estaba planeado debido a las restricciones de viaje por el Covid-19.

Una embarcación separada a 5 km de distancia que transportaba equipos de modelización atmosférica pudo detectar la neblina creada por el prototipo. Los experimentos futuros medirán si las partículas de sal “iluminan” las nubes.

La propuesta de incrementar la reflectividad de las nubes es solo uno de los 43 proyectos financiados en virtud de un programa de investigación y desarrollo respaldado por el gobierno de 150 millones de dólares anunciado el 16 de abril.

Los científicos están compitiendo para encontrar técnicas que podrían utilizarse para reducir el impacto del aumento de la temperatura del océano en los corales causado por el calentamiento global.

En 2020, la Gran Barrera de Coral experimentó su tercer brote de blanqueamiento masivo de corales en cinco años. Los arrecifes de coral tropicales son especialmente sensibles al calentamiento global. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU dice que el 70-90% de los arrecifes de coral morirán a medida que el calentamiento global llegue a 1.5C.

Harrison dijo que la tecnología, implementada en marzo con permiso de la Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera de Coral, era prometedora porque era relativamente barata, podría implementarse a gran escala y poner en marcha un proceso que ocurre naturalmente.

"La naturaleza hace la mayor parte del trabajo por usted", señaló. “Esto lo hacen nanocristales de sal en cantidades de cientos de trillones por segundo. Entran en una nube y hacen crecer gotas de nube que reflejan mucha más luz solar ".

Harrison dijo que la técnica estaba estimulando de manera efectiva un proceso natural, ya que las nubes se forman principalmente sobre el océano cuando la humedad se acumula alrededor de los cristales de sal elevados por el viento desde la superficie del agua.

Comentó que mientras se veía una nube de niebla desde la parte trasera del bote, aproximadamente el 99% de las partículas creadas por las boquillas eran demasiado pequeñas para poder ser observadas. Sin embargo, podrían ser detectadas por los equipos de medición atmosféricos instalados en el otro barco.

 

Una prueba en la Gran Barrera de Coral de equipos de “iluminación” de nubes. Fotografía: Brendan Kelaher / Southern Cross University

 "Pensamos que solo podríamos detectarlo un par de kilómetros a favor del viento, pero lo detectamos a 5 km", dijo Harrison.

Los científicos en la barcaza dijeron que podían ver los corales "blanqueándose a nuestro alrededor" mientras realizaban el experimento.

Harrison y el equipo central condujeron 3.600 km hacia el norte hasta Townsville desde Coffs Harbour, y de regreso, acamparon y prepararon su propia comida en el camino para permanecer aislados de otros que no estaban involucrados en el proyecto a medida que las restricciones de viaje a causa del Covid-19 comenzaron a implementarse.

La investigación futura también examinará cualquier riesgo derivado de la utilización de la técnica aguas abajo y cualquier impacto local sobre las precipitaciones.

El propietario tradicional de Manduburra, Usop Drahm, quien se unió a la expedición, dijo: “Damos la bienvenida a la investigación científica donde los pueblos indígenas y el resto de Australia trabajan juntos para mantener el ecosistema de arrecifes para las generaciones futuras”.

"Esta tecnología podría ayudar a prevenir el blanqueamiento y nos gusta que no utilice productos químicos y se base en procesos naturales".

Harrison comentó que si bien el ensayo no estaba configurado para detectar si las nubes se habían “iluminado”, "la teoría dice que [las partículas] se habrían mezclado hasta las cimas de las nubes bajas a unos 800 metros de altura".

Los cristales de sal habrían permanecido en el aire durante solo uno o dos días en el experimento inicial, dijo. El proyecto no crea nubes, sino que aumenta la reflectividad de las que ya están en la atmósfera.

Hay planes para ampliar el experimento utilizando más turbinas y más grandes para que su producción sea aproximadamente 10 veces mayor.

Harrison afirmó que esto podría cubrir un área de cientos de kilómetros cuadrados, a una escala lo suficientemente grande como para enfriar ligeramente las temperaturas del océano.

En cuatro años, dijo Harrison, se esperaba que el proyecto mostrara una respuesta en la reflectividad de las nubes.

Pero dijo que el éxito de estos proyectos dependería de las acciones tomadas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Señaló también que a medida que aumentan las temperaturas, la técnica de brillo de las nubes se vuelve cada vez menos y menos efectiva para proteger a los corales del blanqueamiento en masa.

 

Fuente: