cumulonimbusincusmamma.gif
deltaenlapalma.gif
uyyyquecerca.gif

El agujero de ozono está a punto de cerrarse

El tamaño del agujero de ozono fluctúa - normalmente se forma cada año en agosto, con su máximo en octubre, antes de cerrarse a finales de noviembre o diciembre. El agujero no sólo se cerrará antes en 2019, sino que también es el más pequeño de los últimos 30 años, debido a las inusuales condiciones atmosféricas.

Los pronósticos del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico (CAMS), que utiliza las mediciones de ozono total de la misión Copérnico Sentinel-5P que se procesa en el Centro Aeroespacial Alemán, ha pronosticado que el agujero de ozono de este año se cerrará antes de lo habitual.

Antje Inness, Científica Senior de CAMS comentó, "La extensión máxima del agujero de ozono este año fue de alrededor de 10 millones de kilómetros cuadrados, menos de la mitad del tamaño que el agujero de ozono alcanzó en las últimas décadas. Este dato lo convierte en uno de los agujeros más pequeños desde la década de 1980. Nuestros pronósticos de ozono predicen que el agujero de ozono se cerrará en una semana".Mapa de pronóstico de ozono

El director de la misión de la ESA para Sentinel-5P, Claus Zehner, señaló: "Este pequeño agujero de ozono, tanto en mínimo tamaño como en duración durante 2019, fue provocado por el calentamiento en la estratosfera en el Polo Sur. Sin embargo, es importante advertir que este es un evento inusual y no indica que la recuperación global de ozono se esté acelerando".

Las grandes fluctuaciones en los vórtices polares y las temperaturas en la estratósfera provocan agujeros de ozono que varían en tamaño. Este año, la estratosfera polar más cálida provocó una desaceleración del viento alrededor del Polo Sur, o vórtice polar, y redujo la formación de las "nubes estratosféricas polares" que inducen a una rápida pérdida de ozono.

Josef Aschbacher, director de los Programas de Observación de la Tierra de la ESA, dijo: "El agujero de ozono es un ejemplo perfecto en el que la evidencia científica condujo a un cambio político significativo y, posteriormente, a cambios en el comportamiento humano. El agujero de ozono fue descubierto en la década de 1970, vigilado continuamente desde el espacio y por dispositivos in situ y, finalmente, en la década de 1980 condujo al Protocolo de Montreal que prohibió el uso de clorofluorocarbonos.

"Hoy, el agujero de ozono se está recuperando gracias a una clara acción política. Este ejemplo servirá de referencia en el cambio climático".

La animación muestra el tamaño del agujero de ozono en 2019 en comparación con 2018.

En lo alto de la estratosfera, el ozono actúa como un escudo para protegernos de la dañina radiación ultravioleta del Sol, que está asociada con el cáncer de piel y las cataratas, así como de otros problemas ambientales.

En las décadas de 1970 y 1980, el uso generalizado de clorofluorocarbonos dañinos en productos como refrigeradores y botes de aerosol dañaron el ozono en las alturas de nuestra atmósfera, lo que provocó un agujero en la capa de ozono sobre la Antártida.

En respuesta a esto, en 1987 se llegó al acuerdo “el Protocolo de Montreal” para proteger la capa de ozono mediante la eliminación gradual de la producción y el consumo de estas sustancias nocivas. El resultado de este protocolo es la recuperación de la capa de ozono.

La recuperación del agujero de ozono continuará en los próximos años. En el 2018 se hizo una Evaluación Científica del Agotamiento de la Capa de Ozono y el análisis de los datos muestran que la capa de ozono en partes de la estratosfera se ha ido recuperado a un ritmo de 1-3% por década desde el año 2000. A estas tasas proyectadas, se prevé que el ozono del hemisferio norte y de la latitud media se recuperará hacia 2030, seguido por el hemisferio sur hacia 2050 y las regiones polares hacia 2060.

La ESA ha estado implicada en la vigilancia del ozono durante muchos años. Se lanzó en octubre de 2017 el satélite Copérnico Sentinel-5P que cartografía una multitud de contaminantes atmosféricos en todo el mundo. Con su instrumento de última generación, Tropomi, es capaz de detectar gases atmosféricos para visualizar los contaminantes del aire con mayor precisión y resolución espacial que nunca antes se había hecho desde el espacio.

Fuente: 08/11/2019

http://www.esa.int/Applications/Observing_the_Earth/Copernicus/Sentinel-5P/Ozone_hole_set_to_close