cumulonimbusincusmamma.gif
lenticularmadrugador.gif
uyyyquecerca.gif

La compra de tierras por parte de empresas privadas acelera la deforestación tropical

La compra de bosques tropicales por parte de empresas privadas y gobiernos extranjeros aumenta la deforestación en la mayoría de los casos, según confirman los nuevos datos.

El aceite de palma, la fibra de madera y las plantaciones de árboles fueron los materiales que más se relacionaron con el aumento de la deforestación tropical en las últimas dos décadas.

En la evaluación publicada en Nature Geosciences se analizan las consecuencias de más de 80.000 compraventas de tierras realizadas entre 2000 y 2018 en 15 países de América del Sur, el África subsahariana y el Asia sudoriental.

Sus conclusiones sugieren que las adquisiciones de tierras pueden dar lugar a " importantes cambios" entre el desarrollo y la preservación de los bosques para "las comunidades y los ecosistemas que dependen de ellos", dice el autor principal del estudio a Carbon Brief.

Talar

Alrededor de una cuarta parte de todo el carbono almacenado en la tierra se encuentra en los bosques tropicales.

La deforestación descontrolada está provocando que este carbono sea liberado a la atmósfera. La deforestación tropical representa actualmente alrededor del 8% de todas las emisiones de CO2 causadas por el hombre.

Pérdida de la cubierta forestal mundial (rosa) y aumento (azul) de 2001 a 2019. Crédito: Global Forest Watch

En el nuevo estudio se examina la forma en que las compras de tierras a gran escala realizada por empresas privadas han afectado a la deforestación tropical en los dos últimos decenios. Las adquisiciones "a gran escala" son aquellas que alcanzan al menos 200 hectáreas de tierra, según los autores del estudio. Las operaciones pueden ser permanentes o por un período de tiempo fijo.

Las transacciones de tierras suelen realizarse entre los gobiernos nacionales y las empresas privadas o los gobiernos extranjeros. En la actualidad, alrededor del 76% de las adquisiciones de tierras a gran escala en los países del sur del mundo son realizadas por inversores extranjeros, según los autores.

Una vez que los inversores adquieren tierras, pueden optar por dejarlas como están o convertirlas para adaptarlas a actividades como la minería, la producción de productos básicos, como el aceite de palma, la fibra de madera o la madera. En su documento de investigación, los autores afirman:

"Los gobiernos del Sur a menudo han acogido con beneplácito estas inversiones como un medio para facilitar potencialmente las transferencias de tecnología y la entrada de capital, así como para promover el desarrollo rural y la creación de empleo local".

Para el estudio, los autores compararon los registros públicos de las compras de tierras con datos de satélite que mostraban los cambios de la cubierta forestal entre 2000 y 2018 en 15 países de América del Sur, el África subsahariana y el Asia sudoriental.

En los mapas que figuran a continuación se muestra la distribución de las adquisiciones de tierras a gran escala en México (arriba a la izquierda), América del Sur (abajo a la izquierda), el África subsahariana (arriba a la derecha) y el Asia sudoriental (abajo a la derecha), según los datos públicos.

En el mapa, el color se utiliza para indicar la presencia de la tala (naranja), la minería (verde), el aceite de palma (púrpura), las nuevas plantaciones (azul), las plantaciones establecidas (amarillo) y la fibra de madera (negro).

La distribución de las adquisiciones públicas de tierras en gran escala en México (arriba a la izquierda), América del Sur (abajo a la izquierda), el África subsahariana (arriba a la derecha) y el Asia sudoriental (abajo a la derecha). Las actividades de adquisición incluyen la tala (naranja), la minería (verde), el aceite de palma (púrpura), las nuevas plantaciones (azul), las plantaciones establecidas (amarillo) y la fibra de madera (negro). Crédito: Davis y otros (2020).

Cambio global

La investigación concluye que, en comparación con zonas similares que no han recibido inversión privada, las zonas con adquisiciones de tierras a gran escala tuvieron una mayor pérdida de bosques en el 52% de los casos.

La tasa de pérdida de bosques en las tierras adquiridas por el sector privado varió de un país a otro. Según el estudio, entre 2000 y 2018, el Brasil, Camboya, Indonesia, Liberia, Malasia y Mozambique perdieron más de una décima parte de sus bosques entre 2000 y 2018.

El autor principal del estudio, el Dr. Kyle Davis, científico ambiental de la Universidad de Delaware, Newark, y de la Universidad de Columbia, Nueva York, explica a Carbon Brief:

"Nuestro estudio proporciona nuevos datos sobre las adquisiciones de tierras a gran escala como una influencia importante en la pérdida de bosques en el sur y su posible papel en la alteración del medio ambiente en las zonas seleccionadas".

El porcentaje de bosques que está en manos de empresas privadas varía mucho de un país a otro. Por ejemplo, sólo el 2% de los bosques de Perú son de propiedad privada, en comparación con el 79% en Gabón, según el estudio.

En el estudio también se comprueba que, en los dos últimos decenios, las adquisiciones de tierras tenían más posibilidades de ser mantenidas como explotación de bosques que otros tipos de fincas, incluidos los pastizales y las tierras agrícolas, en la mayoría de los países estudiados.

Este hallazgo sugiere que las empresas están actualmente incentivadas a invertir en actividades que requieren la transformación del bosque primario, dice la Dra. Charlotte Wheeler, investigadora de la deforestación tropical de la Universidad de Edimburgo, que no participó en el estudio. Ella le dice a Carbon Brief:

"Creo que es muy interesante ver que las adquisiciones de tierras a gran escala se conceden ventajosamente en las zonas forestales en comparación con las zonas no forestales, lo que demuestra que existen claros incentivos de política para la inversión en las industrias extractivas".

Del aceite de palma a la minería de oro

La investigación también sugiere que ciertas actividades, como el aceite de palma, la fibra de madera y la plantación de árboles, se relacionaron sistemáticamente con la deforestación en los dos últimos decenios.

En cambio, la minería y la explotación forestal tuvieron más efectos mixtos en la deforestación, según sugieren los datos.

En los mapas que figuran a continuación se pueden ver los puntos en los que se han producido aumentos significativos de pérdida de bosques en zonas adquiridas por particulares, en comparación con las zonas en que no se realizan inversiones (amarillo a rojo) y los puntos en que se han producido disminuciones significativas de las tasas de pérdida, en comparación con las zonas en que no se realizan inversiones (azul).

(Es importante señalar que en las zonas azules no se registró una disminución general de la deforestación, sino más bien una menor deforestación que en las zonas que no eran de propiedad privada).

Las barras de la tabla se indican la proporción de bosque perdido de 2000 a 2018. Por ejemplo, el rojo indica que se ha perdido todo el bosque perteneciente al bosque adquirido por el sector privado, mientras que el naranja indica que se han perdido entre una y tres cuartas partes.

En la distribución de las adquisiciones de tierras se observan aumentos significativos de las tasas de pérdida de bosques comparándolo con las zonas sin inversión (de amarillo a rojo) y disminuciones significativas de las tasas de pérdida, en comparación con las zonas sin inversión (azul). Crédito: Davis y otros (2020)

El mapa indica que las tierras adquiridas por el sector privado en el Asia sudoriental, principalmente en Indonesia, han experimentado un aumento significativo de la pérdida de bosques en los dos últimos decenios. Según el estudio, la mayor parte de esas tierras adquiridas privadamente se han utilizado para plantaciones de aceite de palma.

En América del Sur, la explotación minera a gran escala en todo el Amazonas se asoció con el aumento de la pérdida de bosques, según el estudio.

En México, sin embargo, la minería se asoció con una disminución de la deforestación, en comparación con las zonas en las que no se realizaban inversiones.

En muchas partes del Amazonas se ha registrado un aumento de la extracción de oro en los últimos años, dice. La minería de oro puede ser más perjudicial para el paisaje que otros tipos de minería porque requiere que se arrasen grandes áreas de bosque para poder llegar a los depósitos de oro porque están más profundos.

En muchas partes del África subsahariana, la deforestación fue menor en las tierras adquiridas por particulares que en las zonas sin inversiones. Así ocurría en algunas partes de África central que habían sido adquiridas por empresas madereras.

Sin embargo, cabe señalar que "las inversiones en África suelen concederse en lugares donde ya se está produciendo la deforestación", dice Davis, lo que podría explicar por qué las tasas de pérdida de bosques no eran significativamente más altas en las tierras de propiedad privada.

Los cambios

En general, los hallazgos sugieren que la compra de bosques tropicales por parte de empresas privadas puede venir acompañada de "fuertes cambios", dice Davis:

"Si bien el fomento de la inversión extranjera puede ofrecer una opción para aumentar el desarrollo rural en algunos países, los encargados de la formulación de políticas deben tener cuidado de que esas inversiones no den lugar a grandes cambios para su país, en particular para los bosques y las comunidades y ecosistemas que dependen de ellos".

Los resultados "confirman que, en conjunto, la adquisición de tierras a gran escala está asociada con el aumento de la deforestación", dice el Dr. Martin Sullivan, profesor de ecología estadística de la Universidad Metropolitana de Manchester, que no participó en la investigación.

"Sin embargo, hay mucha confusión. La duda es el efecto a largo plazo de la adquisición de tierras a gran escala en las tasas de deforestación. ¿Las tasas de deforestación se mantienen altas en estas áreas o se reducen con el tiempo?"

Fuente: