traslatormenta.gif
vivaelverano.gif
despidiendoalotono.gif

El forzamiento externo explica la variabilidad decadal reciente del sumidero de carbono del océano

Este es un resumen del artículo original publicado en AGU Advances el 3 de junio de 2020 por Galen A. McKinley Amanda R. Fay Yassir A. Eddebbar Lucas Gloege Nicole S. Lovenduski.

Los humanos han agregado 440Pg de carbono de combustibles fósiles a la atmósfera desde 1750, aumentando la concentración atmosférica de CO2. Pero no todo este carbono permanece en la atmósfera. El océano ha absorbido el 39%, mitigando sustancialmente el cambio climático antropogénico. Aunque este "sumidero de carbono oceánico" es un proceso climático crítico, nuestra comprensión de sus mecanismos sigue siendo limitada.

De gran interés es la desaceleración inexplicada del sumidero de carbono de los océanos en la década de 1990 y una recuperación posterior. En este trabajo, utilizamos un modelo simple promediado a nivel mundial para mostrar que dos procesos externos al océano son suficientes para explicar la desaceleración del sumidero de carbono del océano en la década de 1990.

Primero, una tasa reducida de acumulación de carbono en la atmósfera después de 1989 redujo el gradiente atmósfera-océano que impulsa el sumidero oceánico. En segundo lugar, la erupción del Monte Pinatubo condujo a cambios en la temperatura del océano que modificaron la evolución temporal del sumidero de 1991 a 2001. Ilustramos que el control más importante sobre la magnitud del sumidero oceánico promediado en la década es la variabilidad en la tasa de crecimiento de CO2 de la atmósfera. Esto implica que a medida que los futuros recortes de emisiones de combustibles fósiles impulsen el crecimiento reducido del CO2 atmosférico, el sumidero oceánico se ralentizará de inmediato.

Flujo de CO2 en el aire y el mar, del carbono antropogénico, a partir de productos basados ​​en la observación (azul), modelos de proyección posterior (verde) y modelo de caja de diagnóstico del océano superior (rojo); flujo negativo hacia el océano. (A) global (negrita), con un rango de miembros individuales (sombreado), (B) anomalías del flujo de CO2 aire-mar para los modelos de proyección posterior con clima constante y atmósfera de pCO2 variable (verde discontinua), y clima variable y atmósfera de pCO2 variable (sólido verde); modelo de caja con solo forzamiento de pCO2atmosphere (rojo discontinuo) y forzamiento de pCO2atmosphere y SST impulsado por volcán (rojo sólido); y el modelo inverso de circulación oceánica de circulación constante (dash black, DeVries, 2014) que impone la pCO2atmosfera variable. En B, las líneas discontinuas están correlacionadas en 0.97–0.99 y las líneas continuas en 0.92 (Tabla S4). En A, el flujo medio de los productos basados ​​en la observación aumenta en 0.45 PgC / año (Jacobson et al., 2007) para dar cuenta de la desgasificación del carbono natural suministrado por los ríos al océano.

Nota: pCO2 es la presión parcial de CO2 en un fluido.

(Pg) equivale a una gigatonelada (Gt), es decir, a mil millones de toneladas).

Enlace a la noticia original:

Fuente: https://doi.org/10.1029/2019AV000149