iriscontraglaciar.gif
fuegoenelmartethys.gif
despidiendoalotono.gif

Un misterioso crujido en el campo magnético de la Tierra ha creado un nuevo tipo de aurora boreal, descubierta por una becaria de la NASA

La aurora boreal sobre Canadá vista desde la Estación Espacial Internacional el 15 de septiembre de 2017. NASA/JSC. NASA/JSC

Una becaria de la NASA ha descubierto un nuevo tipo de aurora en un video de hace 3 años del cielo del Ártico.

Con la ayuda de los científicos de la NASA y un satélite, Jennifer Briggs, estudiante de física de la Universidad de Pepperdine (California, Estados Unidos), vinculó la inusual aurora con un súbito retroceso en el campo magnético de la Tierra. Es la primera vez que los científicos han podido observar una aurora causada únicamente por la compresión del campo magnético de la Tierra.

Normalmente, las auroras se mueven a lo largo del cielo cuando muchas partículas de alta energía del Sol, llamadas viento solar, se desbordan sobre la Tierra. Pero en este caso, el sol no mostró ninguna actividad inusual o elevada.

Los investigadores aún no están seguros del motivo por el cual se produjo el choque magnético, pero creen que el culpable podría haber sido una tormenta sin precedentes en la región donde el campo magnético de la Tierra se junta con las partículas del Sol. Nadie sabe de dónde vino la tormenta o por qué causó que el campo magnético de la Tierra se encogiera tan repentina y rápidamente.

Sea cual sea la causa, la misteriosa compresión produjo la asombrosa y retorcida aurora del siguiente vídeo, que fue grabado en una isla de Noruega.