iriscontraglaciar.gif
arcoirislenticular.gif
ciudadasustada.gif

Ha llegado el momento del hidrógeno verde, dicen sus defensores contemplando el mundo pospandémico

El hidrógeno ha sido promocionado durante mucho tiempo como una alternativa limpia a los combustibles fósiles. Ahora, a medida que las principales economías preparan inversiones ecológicas para impulsar el crecimiento, sus defensores atisban una oportunidad de oro para llevar esta energía desde un nicho de oportunidad hasta la corriente principal de un mundo pospandémico.

FOTO DE ARCHIVO: El nuevo autobús de hidrógeno Febus antes de una presentación en Pau, Francia, el 14 de enero de 2020. REUTERS / Regis Duvignau / File Photo

El hidrógeno verde se destacó la semana pasada cuando Fatih Birol, jefe de la Agencia Internacional de Energía, dijo que la tecnología estaba "lista para el gran momento" e instó a los gobiernos a canalizar las inversiones hacia este combustible.

Algunos países, incluidos los Países Bajos, Australia y Portugal, ya han comenzado a invertir en la tecnología. Ahora los inversores, los políticos y las empresas están presionando a la Unión Europea y otros para que usen su plan de recuperación posterior a la crisis para apoyar el hidrógeno en áreas como el transporte por camión y la industria pesada.

La promesa del hidrógeno como combustible para ayudar a impulsar los vehículos y las plantas de energía ha sido tema de conversación desde la década de 1970, pero actualmente es demasiado costoso para un uso generalizado. Sus defensores dicen que la inversión en infraestructura y una mayor demanda del transporte, las redes de gas y la industria reducirán el costo.

La mayor parte del hidrógeno que se utiliza hoy en día se extrae del gas natural en un proceso que produce emisiones de carbono, lo que impide el desarrollo de esta forma de energía para muchos responsables de toma de decisiones políticas. Pero existe la posibilidad de extraer hidrógeno "verde" del agua con electrolisis, un proceso que consume mucha energía, pero no produce emisiones de carbono si funciona aprovechando la electricidad procedente de fuentes renovables.

Funcionarios de la UE, uno de los cuales describió el hidrógeno verde como el "santo grial", dijo que podría reemplazar los combustibles fósiles en sectores que carecen de alternativas para alinear las operaciones con el plan Green Deal de la UE para reducir las emisiones netas a cero para 2050.

“El hidrógeno podría resolver muchos problemas. También necesitamos todo lo demás, pero el interés político se debe a que para lograr una profunda eficiencia energética y descarbonización el hidrógeno parece relativamente asequible”, dijo Jesse Scott, asesor principal del grupo de expertos Agora Energiewende.

"Es menos preocupante (para los responsables de tomar decisiones políticas) que otros procedimientos para alcanzar el cero neto", agregó, como la tecnología de eliminación de carbono, por ejemplo.

El hidrógeno está adquiriendo impulso

El impulso parece estar aumentando. El responsable de industria de la UE, Thierry Breton, mantuvo una reunión online con compañías de hidrógeno esta semana para discutir la recuperación de la Unión de las consecuencias de la pandemia.

"Podríamos aprovechar estas circunstancias, en las que se invertirá una gran cantidad de dinero público en el sistema energético, para avanzar hacia una economía del hidrógeno", dijo Diederik Samsom, quien encabeza el gabinete climático de la Comisión Europea.

Esto podría provocar que el uso de hidrógeno aumente más rápido de lo esperado antes de la pandemia, agregó.

La Comisión Europea ha clasificado al “hidrógeno limpio” -un término flexible que puede incluir la generación de hidrógeno a base de gas, si está equipado con tecnología para capturar las emisiones resultantes- como un "área prioritaria" para la industria en su Acuerdo Verde.

Durante el año pasado, varios gobiernos, incluidos Alemania, Gran Bretaña, Australia y Japón, han anunciado o han estado trabajando en estrategias de hidrógeno y el ritmo se ha acelerado durante el último mes durante la pandemia.

Esta semana, Australia asignó 300 millones de dólares australianos (191 millones de dólares americanos) para impulsar proyectos de hidrógeno. Portugal planea construir una nueva planta de hidrógeno con energía solar que producirá hidrógeno por electrolisis para 2023.

Los Países Bajos dieron a conocer una estrategia de hidrógeno a fines de marzo, esbozando planes para 500 megavatios (MW) de capacidad de electrolizadores verdes para 2025. Se espera una estrategia alemana de hidrógeno a finales de este mes.

El gobierno holandés está presionando para que la UE haga lo mismo y presente un "plan de acción" para el hidrógeno limpio, dijo un portavoz a Reuters.

¿Puede ser accesible?

Cuando se trata de transporte, las celdas de combustible de hidrógeno arrastran un lastre con respecto a las baterías eléctricas convencionales en la carrera para conseguir autos más ecológicos, dado su mayor precio y la falta de estaciones de servicio. Pero sus defensores ven una ocasión para vehículos más pesados.

Daimler y Volvo Trucks dieron a conocer planes el mes pasado para lanzar vehículos pesados, alimentados con hidrógeno al mercado dentro de diez años.

El gas de hidrógeno ya se usa en la industria para producir amoníaco, que se utiliza en los fertilizantes, y el metanol, que se emplea para hacer plástico.

Una desventaja importante del hidrógeno verde que más les preocupa a los gobiernos es que necesita una gran cantidad de electricidad renovable para producirlo. La buena noticia es que los precios de las energías renovables han caído bruscamente en los últimos años.

Según los analistas de Bernstein, el hidrógeno hecho a partir de combustibles fósiles actualmente cuesta entre 1 y 1,8 dólares USA el kilogramo. El hidrógeno verde puede costar alrededor de 6 dólares USA el kilogramo a día de hoy, lo que lo hace significativamente más caro que las alternativas a partir combustibles fósiles.

Sin embargo, una mayor demanda podría reducir el costo de la electrolisis. Junto con la caída de los costos de energía renovable, el hidrógeno verde podría bajar a 1,7 dólares USA el kilogramo para 2050 y posiblemente a menos de 1,0 dólar USA el kilogramo, lo que le hace competitivo con el gas natural. Los precios más altos del carbón también alentarían el cambio.

"El hidrógeno limpio producido a partir de la electricidad es aproximadamente tres veces más caro que el del gas natural, pero los costes de la energía solar y eólica han disminuido en los últimos años y si continúan cayendo, el hidrógeno limpio producido con costes de electricidad más bajos sería más asequible", dijo Philippe Vie, líder mundial en energía y servicios públicos en la consultora Capgemini.

“Con el hidrógeno estamos ahora donde estábamos con las energías renovables en 2000-2005. De diez a 15 años es probablemente un buen intervalo de tiempo para que sea competitivo ”, agregó.

 

Se necesita una considerable cantidad de dinero

Cualquier intento serio de uso a gran escala, ya sea en la industria o en el transporte, también requeriría grandes inversiones en infraestructura. Por ejemplo, la energía de un parque eólico marino necesitaría conectarse a un electrolizador que produzca hidrógeno verde, que luego debería transportarse a los usuarios finales.

Europa tiene alrededor de 135 Megavatios de capacidad de electrolizadores, pero los proyectos planeados de hidrógeno verde podrían llevarlos a 5.2 Gigavatios, según la consultora Wood Mackenzie. Pero muchos proyectos necesitarán más socios de inversión o subvenciones, lo que justifica que la preocupación sea menor en la recesión económica inducida por COVID-19.

"Las inversiones que se habrían previsto hacer ahora no se materializan porque la producción se retrasa", dijo a Reuters Jorgo Chatzimarkakis, secretario general del grupo de presión Hydrogen Europe.

Para ayudar a reducir los costes, se están trabajando varios proyectos en los sectores de infraestructura de gas, industria, minería y energía.

Royal Dutch Shell (RDSa.L) y la firma de gas holandesa Gasunie dieron a conocer planes en febrero para construir una gigantesca planta de hidrógeno eólica en el norte de los Países Bajos, capaz de producir 800.000 toneladas de hidrógeno para 2040.

En Alemania, la refinería de petróleo Raffinerie Heide trabaja en un proyecto que utiliza el exceso de energía eólica y el abundante suministro de agua en la región para producir hidrógeno y hacer queroseno.

"El precio del hidrógeno que pagamos ahora es cuatro veces el del gas natural de una fuente externa alimentada a través de la tubería y producida a 30 km de distancia", dijo el CEO Juergen Wollschlaeger.

Un gran hándicap para las empresas de la industria del hidrógeno es que no podrán aprovechar la oportunidad única que ofrecen los vastos paquetes de estímulo económico, y que los gobiernos favorecerán el apoyo a los sectores tradicionales de combustibles con alto contenido de carbono que se han visto afectados por un colapso en la demanda de energía.

Bernd Hübner, director financiero de la empresa alemana de hidrógeno verde Hy2gen, nos traslada: “Para nosotros, esa será la pregunta a responder en las próximas semanas. ¿La industria del combustible basado en el carbono logrará convencer a los funcionarios para que los apoyen?

Informes de Nina Chestney y Kate Abnett; Informes adicionales de Sonali Paul en Melbourne y Aaron Sheldrick en Tokio; Edición por Pravin Char.  Nuestros estándares: Los principios de confianza de Thomson Reuters.

 Fuente:  Publicado en REUTERS el 8 de mayo de 2020 por Nina Chestney y Kate  Abnett