espectrobroken.gif
mardeniebla.gif
ciudadasustada.gif

Más lluvias torrenciales llegan al África oriental en medio de la invasión de langostas

Las lluvias estacionales excepcionalmente intensas que han caído en toda el África oriental desde finales de abril han dado lugar a inundaciones generalizadas que han causado una gran pérdida de vidas y bienes, lo que ha agravado los riesgos para la salud humana y la seguridad alimentaria derivados de la pandemia COVID-19. La invasión de langostas del desierto es la más grave de los últimos decenios.

Burundi, Djibouti, Etiopía, Kenya, la República Democrática del Congo, Rwanda, Somalia, Uganda y el Yemen se han visto gravemente afectados por la plaga.

Más de 260 personas han muerto, decenas de miles han sido desplazadas y los cultivos, las viviendas y la infraestructura han sido arrastrados por inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra. 

Los ríos se han desbordado. El Lago Victoria, la mayor masa de agua interior de África, se ha desbordado en algunos puntos. Las observaciones recientes de los niveles de agua del Lago Victoria realizadas por la Comisión de la Cuenca del Lago Victoria (LVBC) y complementadas por observaciones basadas en satélites de la NASA/POSEIDON (NASA/POSEIDON Lake Levels) reflejan los niveles de agua del lago que son los más altos en el registro local histórico de los últimos 60 años.

El pronóstico de precipitaciones indica una mayor probabilidad de que continúen las lluvias de moderadas a localmente muy intensas en la mayor parte de la región durante la próxima semana, con un mayor riesgo de inundaciones repentinas en las zonas propensas a las inundaciones. Sin embargo, se espera que la intensidad de las lluvias disminuya a mediados de mayo.

Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales se han dedicado a hacer pronósticos y advertencias para la población tanto en tierra como para el mismo lago Victoria. Las comunidades de África oriental han mejorado la difusión y la información meteorológica para tratar de proteger las vidas y los bienes en peligro por las inundaciones y las crecidas repentinas gracias al apoyo de las iniciativas de la OMM.

Con la ayuda del Programa de predicción de fenómenos meteorológicos extremos de la OMM en África oriental y el proyecto del sistema de lagos meteorológicos de gran impacto, conocido como HIGHWAY, Kenya, Uganda y Tanzania están emitiendo mejores predicciones marítimas y alertas tempranas para los pescadores y los operadores de pequeñas embarcaciones en el Lago Victoria. Rwanda está realizando mejores pronósticos en el lago Kivu.

Los mensajes Whatsapp y las radios comunitarias se están utilizando en Kenya y Uganda para la difusión de productos de alerta temprana en los idiomas locales. En los lugares de desembarque de Kenya y Uganda se exhiben banderas con códigos de colores de alerta, y los paneles de anuncios de las oficinas de las playas también muestran la información meteorológica.

Las excepcionales lluvias estacionales que se están produciendo se atribuyen sobre todo a que el Océano Índico está más caliente de lo normal, junto con unas condiciones atmosféricas muy favorables en gran parte de África oriental. Las predicciones meteorológicas estacionales para el Cuerno de África pronosticaron correctamente una estación más húmeda de lo habitual en el oeste de Kenya, el suroeste y el este de Uganda, así como en el este de Rwanda y en las partes occidentales del Sudán meridional. Esto aumenta el riesgo de inundaciones repentinas en estas zonas.

La temporada de lluvias de octubre, noviembre y diciembre fue una de las más húmedas de las que se tenga constancia, lo que provocó importantes inundaciones en toda la región, que afectaron a la infraestructura y los medios de subsistencia.

Invasión de langosta del desierto

Las condiciones meteorológicas húmedas han favorecido que las langostas del desierto sigan aumentando y se propaguen en el Cuerno de África (y en el Asia sudoccidental), a pesar de las operaciones de control, según el último boletín publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y las actualizaciones del Centro de Predicciones Climáticas y Adaptación de la IGAD, ICPAC, que es un Centro Regional del Clima de la OMM.

"Además de las crisis climáticas, los conflictos y la grave inseguridad alimentaria, la región de África oriental se enfrenta ahora a la amenaza que supone para el alimento la langosta del desierto.

El ICPAC dijo que la situación sigue siendo extremadamente grave en África oriental. Las zonas con cultivos agrícolas y ganaderos son las que corren mayor riesgo de que las langostas invadan los cultivos. La mayoría de las langostas que se encuentran en edad adulta han comenzado a agruparse en enjambres en las zonas invadidas del sur, el oeste y el norte de Etiopía. Las lluvias se intensificaron en abril y favorecieron la temporada de cultivo, ya que las plantas de la mayoría de las zonas de cultivo se encuentran ahora en estados vegetativos muy tempranos.

La situación actual y los pronósticos son alarmantes, ya que se prevé que las langostas se extiendan a otras zonas del Cuerno de África y el Asia sudoccidental. Aunque las operaciones de fumigación han reducido la población, otra generación, que se está saliendo, hará que el número de langostas aumente aún más a medida que se formen nuevos enjambres de langostas en Kenya, Etiopía y Somalia durante mayo y junio, según la FAO.

Se espera que las bandadas de langostas se desplacen más al norte en Etiopía y Somalia, con el riesgo de que algunas de ellas lleguen a Eritrea y Sudán a mediados de junio. La situación es muy preocupante en el Yemen, ya que varias nubes de langostas han puesto huevos en el interior, donde cayeron lluvias intensas y generalizadas que permitirán la eclosión y la formación de bandadas de langostas.

Las langostas en la historia

Hasta ahora el registro más antiguo de una plaga de langostas se remonta a más de dos mil años atrás, y consiste en el relato bíblico de la octava plaga que asoló Egipto y acabó con la última fuente de comida que quedaba en ese momento, los cultivos.​ Si bien esta visión de una gigantesca nube de seres vivientes que comen todo que relata la Biblia en un tiempo se creyó fantasiosa y terrible, de hecho, esta descripción no puede estar más cercana a la realidad de tiempos más recientes, donde las plagas de langostas pueden matar (indirectamente por la hambruna) a millones de personas.

Los brotes más grandes de langostas del desierto ocurrieron entre 1987 y 1989. Es tal la voracidad de este insecto que una parte muy reducida de la nube (alrededor de una tonelada de langostas) es capaz de consumir en un día la misma cantidad de alimentos que diez elefantes o dos mil quinientas personas. Cuando las langostas atacan inmediatamente antes de la cosecha, las repercusiones pueden ser devastadoras. Al terminar la plaga de 1987, había llegado a veinticinco países vulnerables, con pérdidas monumentales.

Enlace a LA METEOROLOGÍA EN LA BIBLIA X

 

Fuente: