iriscontraglaciar.gif
mardeniebla.gif
arreboladapirenaica.gif

Análisis: Por qué el uso del carbón debe caer en picado esta década para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5ºC

Los próximos 10 años son cruciales para abordar el cambio climático, con el reconocimiento generalizado de que las emisiones de CO2 deben reducirse en un 45% para el 2030 para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5C.

Sin embargo, se espera que las emisiones mundiales sigan aumentando, a pesar de las promesas hechas por todos los países del mundo en el Acuerdo Marco de París de 2015. Esta falta de ambición se está haciendo más grande con el tiempo.

El nuevo análisis del “Carbon Brief” de los escenarios recopilados por el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y otros estudios, muestra que el vacío es particularmente grande en el caso del carbón. Las emisiones del carbón han disminuido alrededor de cuatro quintas partes en esta década, el doble de rápido que en el caso del petróleo o el gas.

A pesar de lo anteriormente dicho, el análisis evidencia que el CO2 procedente de la combustión del carbón debe reducirse a la mitad en los próximos 10 años para mantener el compromiso de calentamiento "muy por debajo de los 2ºC" al menor coste posible.

La animación de “Carbon Brief”, abajo, muestra cómo las emisiones de carbón, petróleo y gas evolucionan en una única vía para mantener el calentamiento por debajo de 1,5C. Este artículo explica de dónde vienen los números y cómo cambiarían si el mundo elige otras rutas para limitar el calentamiento de formas menos ambiciosas.

......... y las emisiones de carbón deben disminuir el doble de rápido, disminuyendo en cuatro quintas partes en esta década

Registro de emisiones

El Acuerdo de París de 2015 tiene por objeto mantener las temperaturas mundiales " por debajo de 2ºC" por encima de los niveles preindustriales y "proseguir los esfuerzos" para mantenerse por debajo de 1,5ºC. Sin embargo, como han resaltado repetidamente el PNUMA y otros organismos, existe una enorme diferencia entre las medidas que están adoptando los países y las que se necesitaría para cumplir los objetivos de París.

Al finalizar la última década en 2019, las emisiones mundiales de CO2 procedentes de la quema de combustibles fósiles habían alcanzado un nivel récord, como muestra el siguiente gráfico (líneas sólidas). Aunque el carbón es ahora el mayor contribuyente (negro), las emisiones del petróleo (naranja) y del gas (azul) están aumentando rápidamente.

Las emisiones mundiales de la quema de combustibles fósiles seguirán aumentando si no se adoptan medidas más contundentes

Las emisiones globales de carbón (línea negra), petróleo (naranja) y gas (azul), en miles de millones de toneladas de CO2, entre 1959 y 2019 (líneas sólidas). Las emisiones esperadas para cada combustible durante la década de 2020 (sombreado) se muestran con líneas punteadas, basadas en el "Escenario de políticas declaradas" (STEPS) del World Energy Outlook 2019 de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Fuente: Proyecto Mundial del Carbono, AIE WEO2019 y análisis del “Carbon Brief”. Gráfico del “Carbon Brief”.

Si los gobiernos cumplen con sus políticas y promesas actuales, se espera que las emisiones de combustibles fósiles sigan aumentando en este decenio, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Las líneas punteadas del gráfico anterior muestran cómo se espera que esas emisiones cambien para el 2030.

Década de acción

En un esfuerzo por aumentar la ambición mundial, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, ha solicitado que el decenio de 2020 sea un "decenio de acción" hacia los objetivos sobre el clima y el desarrollo sostenible. Ha prestado especial atención al carbón y ha pedido que se ponga fin a las nuevas centrales de carbón después de 2020.

Antes de la Cumbre Climática de la COP26 en noviembre, se espera que los países aumenten sus compromisos de las promesas que hicieron en París (contribuciones determinadas a nivel nacional, NDC). En la COP25, acordaron la "urgente necesidad de implicarse más al actualizar o volver a comunicar sus NDC este año.

De las diversas formas de medir esta brecha de compromiso, un estribillo cada vez más común es que las emisiones de CO2 deben disminuir hasta un 45% por debajo de los niveles de 2010 para 2030, para mantenerse en el compromiso de mantener la temperatura por debajo de 1,5ºC. Este es un promedio de 53 vías de menor costo para llegar a 1,5ºC, desarrolladas en modelos de evaluación integrada (IAM), e incluidas en el informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sobre 1,5ºC (SR15).

Menos conocidas son las consecuencias muy desiguales para el carbón, el petróleo y el gas. Para mantenerse por debajo de 1,5C, las emisiones del carbón deben disminuir alrededor del doble de rápido en la década de 2020 que las del petróleo y el gas, según el análisis de Carbon Brief de todas las vías pertinentes de la base de datos SR15.

El gráfico que figura a continuación muestra una de esas vías hacia el 1,5ºC, el escenario "P1" de la SR15. En este escenario, las emisiones de carbón disminuyen en cuatro quintas partes de 2019 a 2030 (79%, línea negra discontinua) mientras que las de petróleo (44%, naranja) y gas (39%, azul) disminuyen cada una en alrededor de dos quintas partes.

Las emisiones de carbón deben caer dos veces más rápido que las de petróleo o gas, para mantenerse por debajo de 1,5ºC.

Emisiones globales de carbón (línea negra), petróleo (naranja) y gas (azul), en miles de millones de toneladas de CO2, entre 1959 y 2019 (líneas sólidas). Las líneas punteadas en la zona sombreada muestran las emisiones de cada combustible en el escenario "P1", del informe especial del IPCC sobre 1,5C (SR15). Fuentes: Proyecto Mundial del Carbono, IPCC SR15 y análisis Carbon Brief. Gráfico del Carbon Brief.

Es difícil visualizar el desafío de reducir las emisiones mundiales de carbón en cuatro quintas partes en un plazo de 10 años. La cantidad de CO2 liberada por la quema de carbón cada año tendría que disminuir de alrededor de 14.000 millones de toneladas (Gt CO2) en 2019 a sólo 3 Gt CO2 en 2030, una reducción anual de 1GtCO2.

Para poner esto en perspectiva, sería equivalente a cerrar todas las centrales de carbón en los EE.UU. en 2020, y a continuación hacer lo mismo cada año hasta 2030. La reducción acumulada de 11 Gt CO2 para 2030 es mayor que la estimada de 10 Gt CO2 liberada por cada central de carbón en el mundo en 2019.

Aunque se trata de cifras muy elevadas, cabe señalar que los EE.UU. ya han reducido a la mitad sus emisiones procedentes de la energía del carbón, que pasaron de unas 2GtCO2 en 2010 a 1GtCO2 en 2019. En la UE se han hecho reducciones similares, en términos porcentuales, con una caída de una quinta parte sólo en 2019.

Diferentes caminos

Hay - al menos en teoría - muchas rutas diferentes para mantenerse por debajo de 1,5ºC. El gráfico y la animación de arriba se basan en una sola vía para llegar a 1,5º C, el escenario "P1" del IPCC SR15.

Una pregunta razonable: ¿se reduce el uso del carbón en cuatro quintas partes en esta década en todos los escenarios? Otra pregunta es: ¿hay formas de mantenerse por debajo de 1,5ºC que supongan reducciones menos extremas en el uso del combustible?

En resumen, las emisiones de carbón caen extremadamente rápido durante esta década en todas las rutas para conseguir el 1,5ºC - y prácticamente dos veces más rápido que las emisiones de petróleo y gas. Hay varias razones por las que esto debería ser así:

En primer lugar, el presupuesto de carbono restante para 1,5ºC es extremadamente pequeño, equivalente a unos ocho años de emisiones actuales. El carbón es el mayor contribuyente a las emisiones hoy en día y emite mucho más CO2 por unidad de energía que el petróleo o el gas, por lo que inevitablemente debe disminuir la cantidad utilizada rápidamente para poder mantener la temperatura por debajo de 1,5C.

En segundo lugar, las reducciones más rápidas de las emisiones de carbón en las vías de menor costo para conseguir el objetivo de 1,5ºC reflejan la utilización de alternativas económicamente atractivas que pueden desplegarse en los IAM -y en el mundo real- incluyendo la energía eólica, solar y otras fuentes de electricidad de cero carbono. En particular, las centrales de carbón de todo el mundo se enfrentan a dificultades financieras, con operaciones con pérdidas desde Europa hasta China.

El gráfico que figura a continuación muestra la gama de emisiones de carbón (cuña negra), petróleo (naranja) y gas (azul) en esta década, en escenarios SR15 que se mantienen por debajo del objetivo de 1,5ºC con "ninguna o bajo superación del límite". Esto significa: vías con al menos un 33% de posibilidades de mantenerse por debajo de 1,5ºC a lo largo de este siglo y al menos un 50% de posibilidades de mantener las temperaturas por debajo de 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales en 2100.

Todos los caminos hacia el 1,5 c incluyen reducciones muy rápidas de las emisiones de carbón en esta década.

Emisiones globales de carbón (línea negra), petróleo (naranja) y gas (azul), en miles de millones de toneladas de CO2, entre 2000 y 2019 (líneas sólidas). Las emisiones actualmente previstas para cada combustible durante la década de 2020 (sombreado) se muestran con líneas de puntos, basadas en el "Escenario de políticas declaradas" (STEPS) del World Energy Outlook 2019 de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Las cotas coloreadas muestran el rango de emisiones para cada combustible en los escenarios de "ningún o bajo rebasamiento" de 1,5C de la SR15, filtrados para excluir el uso no sostenible de la bioenergía. Fuentes: Proyecto Mundial del Carbono, IEA WEO2019, IPCC SR15 y Carbon Brief analysis. Gráfico por Carbon Brief.

Obsérvese que el gráfico excluye las vías que dependen de niveles más altos de bioenergía o de bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS) que probablemente sean insostenibles, según el informe especial del IPCC sobre 1,5ºC.

En el caso de la bioenergía, esto se basó en un límite de 100 exajulios (EJ) de energía primaria en 2050, como se establece en la sección 4.3.1.2 del informe. Para el BECCS, el límite fue de 5Gt CO2 eliminados anualmente de CO2 para 2050, como se discute en la sección 4.3.7 del informe.

En las opciones hacia el objetivo de 1,5ºC como se muestran en el gráfico anterior, las emisiones de carbón disminuyen en un 67-78% esta década (rango de percentil 25 a 75). En cambio, las emisiones de petróleo en 2030 oscilan entre el 4% y el 38% por debajo de los niveles de 2019 y las emisiones de gas caen entre el 9 y el 39% en esta década.

(Si se incluyen en el análisis las opciones que utilizan niveles insostenibles de bioenergía, entonces los modelos recortan las emisiones de petróleo y gas ligeramente más rápido durante la próxima década. Esto podría entender como el uso de biocombustibles para reemplazar la gasolina y el diésel o la biomasa para reemplazar la calefacción a gas, por ejemplo).

El gráfico anterior sugiere que los IAM, cuando se les asigna el objetivo de mantenerse por debajo de 1, 5º C y se le imponen limitaciones al uso insostenible de la bioenergía, consideran que las alternativas al carbón, con bajo cantidad de carbono son más rentables y, por lo tanto, se aplican con mayor rapidez que las del petróleo y el gas.

Por implicación, puede haber una suposición introducida en los modelos por sus operadores de que, por ejemplo, los vehículos eléctricos (EV) siguen siendo más costosos que los coches con motor de combustión durante el decenio de 2020 o que la infraestructura de recarga de baterías es limitada y que las tasas de adopción son, por lo tanto, bajas.

Otra posibilidad es que la consecuencia sea que incluso un despliegue relativamente rápido de los vehículos eléctricos tendría un impacto inicialmente limitado en las emisiones procedentes del petróleo. Si a pesar de los escenarios, las emisiones del petróleo se redujeran más rápidamente, entonces las emisiones del carbón o del gas podrían reducirse su consumo más lentamente, manteniéndose dentro del objetivo del 1, 5º C.

Alternativamente, el cambio hacia los vehículos todoterreno y otros factores podría hacer aún más difícil eliminar el uso del petróleo, lo que significa que se necesita un mayor esfuerzo en la disminución del uso del carbón y el gas.

 El punto es que mantenerse dentro de cualquier presupuesto de carbono al menor costo implica compensaciones.

Más calentamiento

Si se incumple el límite de 1,5ºC, como muchos esperan, es lógico que las emisiones procedentes del uso mundial de carbón puedan disminuir más lentamente que en los escenarios expuestos anteriormente. ¿Cuánto más lentamente?

El principal objetivo a largo plazo del Acuerdo de París es limitar el calentamiento muy por debajo de 2ºC, un objetivo mal definido y abierto a la interpretación. Una aproximación razonable consiste en examinar los escenarios etiquetados como "2C inferior" en la base de datos SR15 del IPCC, que fueron la base del análisis de “Carbon Brief”.

Las vías de "2C inferior" son las que se consideran "poco probables" de superar las 2C, lo que significa que la probabilidad no es mayor al 33% - y su calentamiento máximo medio (mediano) en este siglo es de 1,7ºC. Por el contrario, los escenarios de "2C superior" no tienen más de un 50% de probabilidad de superar los 2ºC y un pico medio (mediano) de 1,9ºC.

En los escenarios "2C inferiores" filtrados para excluir los niveles insostenibles de bioenergía, las emisiones de carbón caen en un 42-70% esta década (percentil 25-75), como muestra el gráfico siguiente (cuña negra). Una vez más, esto es mucho más rápido que en el caso de otros combustibles fósiles, con emisiones de petróleo en 2030 que oscilan entre el 2% por debajo y el 13% por encima de los niveles de 2019 (naranja) y de gas entre el 9% por debajo y el 19% por encima de 2019 (azul).

Emisiones globales de carbón (línea negra), petróleo (naranja) y gas (azul), en miles de millones de toneladas de CO2, entre 2000 y 2019 (líneas sólidas). Las emisiones actualmente previstas para cada combustible durante la década de 2020 (sombreado) se muestran con líneas punteadas, basadas en el "Escenario de políticas declaradas" (STEPS) del World Energy Outlook 2019 de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Las cuñas coloreadas muestran el rango de emisiones de cada combustible en los escenarios "inferiores a 2C" de la IE15, como una aproximación a los "inferiores a 2ºC", y filtradas para excluir el uso no sostenible de la bioenergía. Fuentes: Proyecto Mundial del Carbono, IEA WEO2019, IPCC SR15 y Carbon Brief analysis. Gráfico del Carbon Brief.

En particular, se prevé que las emisiones de carbón sean mucho mayores que el rango "muy por debajo de 2C", dadas las actuales políticas y promesas de los gobiernos. Esto apunta a una importante brecha significativamente ambiciosa que debe cerrarse, si se quiere respetar incluso el poco ambicioso límite comprometido por los paises en París.

Aunque las emisiones de petróleo y gas parecen estar dentro del rango de los escenarios "muy por debajo de 2C" durante la década de 2020, actualmente se espera que sigan aumentando a partir de entonces. Aunque las emisiones de petróleo y gas parecen estar dentro del rango de los escenarios de 2C bien por debajo de los niveles de la década de 2020,

Mantenerse muy por debajo de 2C requeriría que las emisiones de petróleo y gas comenzaran a disminuir para el decenio de 2030, como se muestra en el gráfico siguiente.

Se espera que las emisiones de petróleo y gas se mantengan por encima de los límites requeridos para mantenerse por debajo de los 2º C.

Emisiones mundiales de carbón (línea negra), petróleo (naranja) y gas (azul), en miles de millones de toneladas de CO2, entre 2010 y 2019 (líneas sólidas). Las emisiones actualmente previstas para cada combustible durante los años 2020 y 2030 (sombreadas) se muestran con líneas de puntos, basadas en el "Escenario de políticas declaradas" (STEPS) del World Energy Outlook 2019 de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Las cuñas coloreadas muestran el rango de emisiones de cada combustible en los escenarios "inferiores a 2C" de la IE15, como una aproximación a los "inferiores a 2C", y filtradas para excluir el uso no sostenible de la bioenergía. Fuentes: Proyecto Mundial del Carbono, IEA WEO2019, IPCC SR15 y Carbon Brief analysis. Gráfico del Carbon Brief utilizando Highcharts.

El análisis anterior desglosa la importante brecha de ambición entre las políticas y las promesas de los gobiernos y las reducciones necesarias de las emisiones de cada combustible fósil para mantener el calentamiento mundial por debajo de 1,5ºC o bien por debajo de 2C.

Este análisis muestra que la falta de ambición es particularmente alta en el caso del carbón, dadas las hipótesis del modelo en torno a los costos relativos de la mitigación de las emisiones de cada combustible y de cada sector.

Independientemente de que esos supuestos sean correctos o no, la gama de escenarios expone las opciones que se presentan, compensando los recortes más rápidos de las emisiones de uno u otro combustible fósil, y entre niveles más bajos de calentamiento o temperaturas más extremas.

O bien se deben intensificar rápidamente las medidas para hacer frente a las emisiones derivadas de la quema de combustibles fósiles, o bien la comunidad mundial debe aceptar que el calentamiento supere los niveles considerados peligrosos en el Acuerdo de París, aprobado por consenso entre más de 190 países en 2015.

Fuente: Carbon Brief