espectrobroken.gif
vivaelverano.gif
despidiendoalotono.gif

Australia sufre incendios forestales devastadores

Los incendios forestales catastróficos y sin precedentes en Australia han matado a más de 22 personas, destruido cientos de hogares y quemado cientos de miles de hectáreas de tierra, causando una devastación enorme en la vida salvaje, los ecosistemas y el medio ambiente.

Los incendios han provocado una peligrosa calidad del aire en las principales ciudades de toda Australia, han afectado a Nueva Zelanda y ha llegado el humo a miles de kilómetros por el Pacífico hacia Sudamérica.

El humo llegó el 6 de enero a Argentina y Chile, según los servicios meteorológicos e hidrológicos nacionales.

Los incendios forestales liberan a la atmósfera contaminantes dañinos, incluyendo partículas y gases tóxicos como monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos no metánicos. Los incendios ya han liberado aproximadamente 400 megatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, según el Servicio de Monitoreo Atmosférico de Copérnico (CAMS) de la Unión Europea. El 2 de enero, el CAMS vio que las mayores concentraciones de monóxido de carbono atmosférico en el mundo se encontraban sobre el "limpio" Océano Pacífico Sur, debido a los incendios en Nueva Gales del Sur. Tomando a Australia como un todo, la emisión de dióxido de carbono no ha sido particularmente alta en esta temporada de incendios forestales, pero las emisiones de Nueva Gales del Sur son muchas veces más altas que el promedio de 2003-2018.

En la primera semana de 2020, muchas zonas del sur y el este de Australia, incluidos los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria, sufrieron incendios catastróficos o extremadamente peligrosos, debido a una combinación de temperaturas muy por encima de los 40°C, la prolongada falta de lluvia y los vientos racheados.   El ejército australiano fue llamado para ayudar a combatir los incendios, con buques navales que evacuaban a los residentes atrapados en una ciudad costera del estado de Victoria.

Después de un corto respiro, se espera que las temperaturas vuelvan a subir para el 10 de enero, según la Oficina de Meteorología de Australia.

En toda Australia, la primavera de 2019 (septiembre a diciembre) fue la época de mayor peligro de incendios según el Índice de Peligro de Incendios Forestales (FFDI, por sus siglas en inglés)1, con valores récord observados en zonas de todos los estados y territorios, según la Oficina de Meteorología de Australia. Más del 95% de Australia, por superficie, tenía valores de FFDI acumulados en primavera que estaban muy por encima de la media, incluyendo casi el 60% del país que tenía los valores más altos registrados para la primavera.

El año 2019 fue inusualmente cálido y seco para gran parte de Australia, con muchos récords establecidos, estableciendo el escenario para una "larga y desafiante temporada de incendios", de acuerdo con los pronósticos de incendios forestales estacionales en Australia (Australian Seasonal Bushfire Outlook) de diciembre de 2019 para el verano 2019/2020, "La tendencia a que las temporadas de incendios se intensifiquen y el peligro de incendios se produzca a principios de la temporada es una clara tendencia en el clima de Australia, que refleja la reducción y/o la menor fiabilidad de las precipitaciones de la temporada fría y el aumento de las temperaturas. La gravedad de la temporada de incendios está aumentando en gran parte de Australia, según los índices anuales (julio a junio) del FFDI, y los aumentos tienden a ser mayores en el interior de Australia oriental y en la costa de Australia occidental", dijo.

 

El pronóstico de los incendios forestales está resumido por agencias del gobierno federal, incluyendo la Oficina de Meteorología y el Centro de Investigación Cooperativa sobre Incendios Forestales y Riesgos Naturales.

Sequía y altas temperaturas

Australia registró su día más caluroso el 19 de diciembre, con una temperatura máxima media de 41,9°C. En el sur de Australia, se registró una temperatura de 49,9°C en Nullarbor, 49,8 en Eucla y 49,5 en Forrest.

Según la Oficina de Meteorología, el país en su conjunto tuvo su segunda temperatura media más cálida registrada de enero a noviembre. La temperatura media máxima fue la más alta registrada en Australia durante el mismo período, con una temperatura media mínima, también muy cálida, en la séptima más alta registrada.

A nivel nacional, las precipitaciones de noviembre fueron muy inferiores a la media, las más secas registradas de los 120 noviembres, desde 1900 hasta la actualidad.

En lo que va de año (enero-noviembre), las precipitaciones han sido inferiores o muy inferiores a la media en gran parte de Australia. Para Australia en su conjunto, fue el segundo mes más seco de enero-noviembre registrado, detrás de enero-noviembre de 1902. Fue el período enero-noviembre más seco registrado en sur de Australia y uno de los tres más secos registrados en Nueva Gales del Sur, Australia Occidental y el Territorio del Norte.

Uno de los factores que impulsaron este fenómeno fue uno de los más fuertes Dipolos del Océano Índico (IOD) registrados. Cuando el IOD es positivo, las aguas del noroeste de Australia son más frías, arrastrando la humedad del continente y dejando condiciones muy secas.

Sin embargo, las deficiencias en las precipitaciones han afectado a la mayoría de las zonas de Nueva Gales del Sur, Queensland y Australia Meridional de la cuenca Murray-Darling desde principios de 2017. Estas deficiencias a largo plazo se extienden a partes de la costa de Nueva Gales del Sur.

En comparación con otros períodos de 34 meses que comienzan en enero, los 34 meses de enero de 2017 a octubre de 2019 han sido los más secos que se han registrado en promedio en la cuenca del Murray-Darling (36% por debajo del promedio de 1961-1990), así como en el norte de la cuenca del Murray-Darling (40% por debajo del promedio) y en el estado de Nueva Gales del Sur (35% por debajo del promedio). Las tres regiones también han sido las más secas registradas durante los 22 meses de enero de 2018 a octubre de 2019, mientras que durante los 27 meses de agosto de 2017 a octubre de 2019 ocupan el segundo lugar en las tres regiones; sólo el pico de 1900-02 de la sequía de la Federación ha sido más seco.

Las condiciones secas de los últimos tres años han sido particularmente agudas durante la estación fría, que es importante en muchas regiones para generar escorrentía. Las precipitaciones para el período de abril a septiembre fueron inferiores al 50% del promedio de los tres años en 12 de los 30 distritos pluviales de Nueva Gales del Sur. Las precipitaciones de octubre, muy inferiores a la media, en la mayor parte de Nueva Gales del Sur y en la cuenca Murray-Darling en su conjunto, han agravado aún más el efecto de las escasas entradas hasta la fecha.

 Relación con el cambio climático

La incidencia de los incendios forestales está muy influenciada por la variabilidad natural de nuestro clima, incluyendo las precipitaciones y el viento, así como otros factores no relacionados con el clima (por ejemplo, el laboreo de la tierra y los bosques, las prácticas en la construcción).