iriscontraglaciar.gif
arcoirislenticular.gif
arreboladapirenaica.gif

El cambio climático: Se necesitan mejores sistemas de alerta para el clima extremo - ONU

5 minutos

Un nuevo informe de la ONU dice que el mundo necesita aumentar rápidamente la inversión en sistemas de alerta temprana para eventos climáticos extremos.

En los últimos 50 años, los desastres registrados se han quintuplicado, gracias en parte al cambio climático.

El estudio advierte que una de cada tres personas en el mundo no está adecuadamente cubierta por los sistemas de alerta.

El número de personas afectadas por desastres naturales podría incrementarse en un 50% en la próxima década.

El Estado de los Servicios Climáticos 2020 ha sido elaborado por expertos de 16 organismos internacionales e instituciones financieras, y coordinado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Las agencias de la ONU dicen que se han registrado alrededor de 11.000 desastres relacionados con el tiempo o el clima

En los últimos 50 años, dice, se han producido unos 11.000 desastres relacionados con el tiempo, el clima y el agua que se han cobrado dos millones de vidas y han causado más de 3,5 billones de dólares en pérdidas económicas.

En 2018, alrededor de 108 millones de personas solicitaron ayuda a los organismos internacionales para hacer frente a los desastres naturales.

Los autores del nuevo informe indican que para 2030 esta cifra podría aumentar en un 50% a un costo de alrededor de 20.000 millones de dólares al año.

Los sistemas eficaces de alerta temprana son fundamentales, según el estudio, y los investigadores que lo han elaborado piden que se cambie el objetivo, pasando de la simple predicción de las condiciones meteorológicas a la presentación de los efectos de ese sistema meteorológico.

Los sistemas de alerta de buena calidad son muy necesarios en los países menos desarrollados y en los pequeños estados insulares.

Estos países han perdido miles de millones a causa de desastres relacionados con el tiempo y el clima en los últimos cinco decenios.

Alrededor del 70% de las muertes relacionadas con estos desastres se produjeron en las naciones más pobres.

Sin embargo, según la OMM, sólo el 26% de las redes de observación meteorológica de África se ajusta a sus normas.

La llegada del coronavirus ha hecho más difícil la construcción de sistemas de alerta temprana, según el informe.

 Personas que huyen de las inundaciones provocadas por el ciclón que azotó Mozambique

Pero no se debería restar atención a la necesidad de ayudar a las personas más pobres para hacer frente a los desastres naturales, agravados por el cambio climático.

"Estar preparados y ser capaces de reaccionar en el momento y el lugar adecuados puede salvar muchas vidas y proteger los medios de subsistencia de las comunidades de todo el mundo", dijo el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas.

"Si bien el Covid-19 ha generado una gran crisis sanitaria y económica internacional de la que se tardará años en recuperarse, es fundamental recordar que el cambio climático seguirá representando una amenaza constante y creciente para las vidas humanas, los ecosistemas, las economías y las sociedades en los siglos venideros", dijo.

El informe esboza seis recomendaciones que los autores consideran fundamentales:

-Invertir para llenar las lagunas existentes en la capacidad de los sistemas de alerta temprana, en particular en los países menos adelantados de África y en los pequeños Estados insulares.

-Centrar las inversiones en la trasformación de la información de alerta temprana en acciones tempranas.

-Asegurar una financiación sostenible del sistema mundial de observación que apoya las alertas tempranas.

-Seguir las corrientes de financiación para mejorar la comunicación de la asignación de estos recursos en relación con las necesidades de aplicación del sistema de alerta temprana y sus repercusiones.

-Desarrollar una mayor coherencia en la vigilancia y la evaluación para determinar mejor la eficacia de los sistemas de alerta temprana.

-Rellenar las lagunas de datos, en particular en los pequeños Estados insulares en desarrollo.

"El Covid-19 ha hecho que el peligro sea asunto de todos", dijo Mami Mizutori, representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la reducción del riesgo de desastres.

"Tenemos que aplicar esta idea y este impulso a la lucha mucho más intensa de nuestro planeta contra la emergencia climática más grande, más fuerte y más devastadora".

 

El informe se ha publicado en el Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres.

 

Fuente: