espectrobroken.gif
arcoirislenticular.gif
trazadoresdelviento.gif

Después del coronavirus, ¿Cómo podemos lograr la agricultura sostenible?

 

La pandemia de coronavirus ha revelado la vulnerabilidad de nuestros sistemas alimentarios y nos ha dado la oportunidad de pensar en cómo cambiarlos. Crédito de la imagen - www.pxhere.com/licenced bajo CC0

La pandemia de coronavirus alteró el sistema alimentario mundial y puso de relieve su desequilibrio estructural, desde la distribución desigual de alimentos hasta el hecho de que los trabajadores del propio sistema pasan necesidades. Los expertos piden que se replantee la forma en que producimos y distribuimos los alimentos para que todo el mundo pueda acceder a alimentos de calidad. A pesar de producir más alimentos en volumen de los que tenía la humanidad hasta la fecha, millones de personas siguen padeciendo falta de disponibilidad de alimentos. La agricultura también contribuye en gran medida a la degradación del medio ambiente y al cambio climático. 

Horizon preguntó a cinco expertos y activistas en materia de alimentos cuál es su principal prioridad para lograr la justicia alimentaria, es decir, asegurar que todos los habitantes del planeta tengan acceso a alimentos asequibles, sostenibles y saludables. 

1. El Covid-19 conmocionó el sistema alimentario y aceleró los cambios digitales. Para beneficiar a todos, necesitamos sistemas resistentes que puedan hacer frente a futuras situaciones de crisis. 

- Dr. Johan Swinnen, director general del Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias, Washington DC, EE.UU. 

La gran pregunta ahora mismo es cómo hacer que el sistema alimentario sea más sólido. El Covid-19 es una buena muestra de por qué lo necesitamos. Las predicciones de marzo y abril mostraron que había suficientes alimentos básicos en el mundo. Había grandes reservas de arroz y granos, y se pronosticaron buenas cosechas para el año 2020. No había razón para temer la escasez de alimentos a nivel mundial. Pero el Covid-19 afectaba al vínculo entre consumidores y productores: los mercados tenían que cerrar por efecto directo de la enfermedad o de los cierres impuestos por los gobiernos. Hay demasiados productos a nivel de las explotaciones agrícolas, porque no pueden vender, pero no hay suficientes a nivel de los consumidores porque no pueden comprarlos.

Covid-19 dio un gran golpe al sistema alimentario, pero también al pensamiento de la gente sobre el sistema. La población se ha dado cuenta de que debemos pensar en la fortaleza del sistema. En lugar de ver las crisis como algo anormal, ahora estamos pensando que las crisis serán algo frecuente y que necesitamos sistemas alimentarios que sean capaces de hacer frente a esas crisis cuando lleguen. 

En el sector privado, la introducción de tecnologías digitales en los sistemas alimentarios, como el comercio electrónico, avanza ahora a un ritmo que hasta hace poco se creía imposible. Hablando con los gerentes de las empresas, habían pensado en introducir estas tecnologías digitales en 15 años en los países en desarrollo. Ahora, se está efectuando en un tiempo mucho más corto. Y no son sólo las grandes empresas, sino también las cooperativas y los grupos de consumidores que quieren ser parte de este nuevo mundo. Quieren asegurarse de que los sistemas que se están estableciendo beneficien a todo el mundo y no sólo a los Walmarts o Alibabas del mundo. 

2. Los controles gubernamentales pueden mejorar el entorno alimentario de los consumidores

 - Dra. Silke Thiele, Instituto de Economía Alimentaria y Estudios de Consumo, Universidad de Kiel, Alemania.

Tenemos muchos incentivos para comprar alimentos insalubres e insostenibles en lugar de saludables y sostenibles, pero necesitamos mejores normativas gubernamentales para mejorar el entorno alimentario para corregir este fallo del mercado. La obesidad y los problemas relacionados con la dieta son mayores para las personas con un nivel socioeconómico más bajo. Y esto no es sólo un costo para los individuos, sino también para la sociedad en su conjunto. 

También hay una asimetría de información, con los consumidores teniendo menos información sobre la salud y la sostenibilidad de los productos que el productor. La situación ha mejorado en los últimos años, ya que hemos mejorado el etiquetado de los alimentos, pero los consumidores siguen teniendo altos costos de información cuando planifican su dieta en términos tanto de salud como de sostenibilidad. 

Necesitamos la intervención del gobierno para mejorar la información sobre los alimentos, por ejemplo, sobre las normativas de etiquetado de los alimentos, para aplicar medidas fiscales, como los impuestos sobre el azúcar, y para mejorar el entorno alimentario en general, por ejemplo, reduciendo el tamaño de los envases de los alimentos, prohibiendo la publicidad de la comida basura y reduciendo el contenido de azúcar en general. Dicho esto, es muy importante comprobar las medidas y vigilar si funcionan como se pretende, con el objetivo principal de ayudar a las personas a comer alimentos sanos y sostenibles. 

De izquierda a derecha: Dr. Johan Swinnen, Dra. Silke Thiele y Prof. Olivier De Schutter. Crédito de la imagen - Johan Swinnen, Dr Silke Thiele, IPES Food

3. La paradoja de nuestro sistema alimentario es que margina a muchos agricultores. Tenemos que devolverles la voz. 

- Prof. Olivier De Schutter, copresidente de IPES-Alimentos y Relator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos. 

La crisis de Covid-19 puso al descubierto las fragilidades del sistema que heredamos, en particular, nuestra creciente dependencia de las cadenas mundiales de suministro que pueden verse perturbadas y nuestra dependencia de los trabajadores temporeros migrantes que pueden enfrentarse a restricciones repentinas de su movilidad. Y muchas voces piden ahora un replanteamiento, para que tratemos los alimentos, como los medicamentos y el material sanitario, como un bien estratégico. 

En los últimos 40, 50 años, hemos estado tomando decisiones en términos de políticas agrícolas y de investigación y desarrollo que han tratado de mejorar la eficiencia de los sistemas alimentarios a expensas de las granjas de tamaño pequeño y de los sistemas alimentarios locales. Al dar prioridad a las economías de escala, las explotaciones agrícolas en gran escala y, por tanto, a la capacidad de mecanización, las largas cadenas de suministro y el fomento de la división del trabajo entre las regiones y los países, hemos marginado a muchos agentes del sistema alimentario. Hemos pasado por alto los importantes y negativos impactos ambientales de la agricultura en gran escala, como la disminución de la biodiversidad.

La justicia alimentaria consiste en dar voz a esas personas, reconocer los servicios que prestan a las comunidades y reformar las políticas para que esas personas puedan integrarse mejor en los sistemas alimentarios. La paradoja que tenemos hoy en día es que, a pesar del enorme aumento de la productividad y del volumen absoluto de alimentos producidos, más de 800 millones de personas en el mundo están subalimentadas y una parte importante de esas personas que padecen hambre son en realidad actores de los sistemas alimentarios. Entre estas personas se encuentran los pequeños agricultores, los grupos indígenas que dependen de hábitats naturales como los bosques y los trabajadores agrícolas que no tienen garantizado un salario mínimo y están empleados de manera informal y, por lo tanto, no pueden quejarse. Una parte significativa de las personas que no son asistidas por el sistema alimentario son en realidad parte del sistema alimentario. 

4. Las personas deben ser habilitadas para producir sus propios alimentos saludables a través de sistemas localizados. 

- Reinhold Mangundu, activista del desarrollo sostenible, líder juvenil de Real Food Systems y estudiante de posgrado de la Universidad de Stellenbosch, Sudáfrica. 

La pandemia del Covid-19 está teniendo un impacto masivo en la agricultura. Los cierres de todo el mundo han afectado a la producción y distribución de alimentos a lo largo de largas cadenas de comercialización y a los trabajadores a lo largo de la cadena de comercialización porque han estado expuestos al virus. 

Nuestra incapacidad para producir nuestros propios alimentos saludables y disponibles localmente nos ha dejado en manos de las grandes cadenas alimentarias. Ellos tienen poder sobre la producción, distribución y venta. 

La gente necesita tener independencia sobre el tipo de alimentos que producen. La agricultura de derecho alimentario lucha por la descentralización de la producción de alimentos. Para lograr la justicia alimentaria, necesitamos sistemas alimentarios sostenibles más localizados, más producción de alimentos mediante prácticas agroecológicas como la agricultura de permacultura, en la que las personas pueden cultivar alimentos de forma sostenible imitando los procesos ecológicos de la naturaleza. 

Los activistas de la alimentación de todo el mundo están presionando para localizar los sistemas alimentarios a través de una serie de iniciativas. Los movimientos de soberanía alimentaria dan poder a la población local para producir sus propios alimentos en forma saludable. Este enfoque de abajo hacia arriba implica luchar por los derechos de los agricultores locales. En las comunidades también se pueden establecer más redes alimentarias, en las que las personas cultivan e intercambian productos alimenticios. 

5. Garantizar que los alimentos sostenibles estén disponibles para todos significa que debemos pagar más a los productores de alimentos. 

- Dr. Adrian Muller, Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica (FiBL) y ETH Zurich, Suiza. 

El aspecto central de la justicia alimentaria es que los alimentos buenos, saludables y sostenibles están al alcance de todos. Los aspectos clave de la justicia alimentaria son cómo se produce y que las personas que la producen puedan ganarse bien la vida. Para ello, tenemos que pagar por el lado del consumidor, por lo que los alimentos deben ser más caros, pero al mismo tiempo los alimentos sostenibles y saludables no deben ser un producto de lujo. 

Empezando por los agricultores, tiene que haber un salario decente y esto se reflejará en los productos. En el sistema alimentario, hay muchos trabajos mal pagados, y esto tal vez es algo que podríamos aprender de la pandemia de Covid-19. Hizo visibles muchos trabajos mal pagados, como en el sector de la salud. La gente ahora ha dicho que estos son trabajos relevantes para el sistema y que necesitamos pagarle más a esta gente. 

Para los alimentos hay subsidios en el sistema agrícola, pero deben ser distribuidos de una mejor manera que permita la producción sostenible en el lado ambiental y social. Hay un movimiento en esta dirección en la estrategia de la Unión Europea "De la granja al tenedor".

Fuente: