despidiendoal2005.gif
arribayabajo.gif
arreboladapirenaica.gif

La ESA (Agencia Espacial Europea) y la NASA (Administración Nacional Aeronáutica y del Espacio) sincronizan misiones para mejorar los datos del nivel del hielo

 

 

Durante más de 10 años, el satélite CryoSat de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha estado proporcionando información detallada sobre cómo está cambiando la altura de los campos de hielo de la Tierra. Sin embargo, en un movimiento diseñado para obtener una visión aún más profunda de las condiciones del hielo, la órbita del satélite ha sido alterada para que pueda trabajar en conjunto con el sistema ICESat-2 de la NASA.

 

 

La ESA dijo que mientras CryoSat lleva un altímetro de radar, el ICESat-2 de la NASA está equipado con un sistema de medición láser. Ambos instrumentos miden la altura del hielo emitiendo una señal y midiendo el tiempo que tarda la señal en rebotar en la superficie del hielo y regresar al satélite. Conocer la altura del hielo permite a los científicos calcular su espesor.

 

Sin embargo, la nieve puede acumularse sobre el hielo y ocultar su verdadero espesor. Mientras que el radar de CryoSat penetra a través de la capa de nieve y se refleja en la superficie del hielo que se encuentra debajo, el láser de ICESat-2 se refleja en la parte superior de la capa de nieve. La combinación de lecturas de radar y láser satelital simultáneas significa que la profundidad de la nieve se puede medir directamente desde el espacio por primera vez.

 

Conocer la profundidad de la nieve superpuesta mejorará la precisión de las mediciones del espesor del hielo marino y mejorará el conocimiento de los investigadores sobre cómo la nieve y las superficies de hielo, con diferentes propiedades físicas, dispersan la señal de los instrumentos.

 

El director de la misión CryoSat de la ESA, Tommaso Parrinello, dijo: “La idea de alinear la órbita de CryoSat con la del ICESat-2 de la NASA se remonta a algunos años atrás. Ha requerido mucha planificación y es una empresa importante, algo que no habíamos hecho antes. Alinear CryoSat con ICESat-2 es como tener un satélite con dos instrumentos”.

 

ICESat-2 orbita a una altitud de alrededor de 500 km y CryoSat solía orbitar a una altitud de alrededor de 720 km. Hace dos semanas, los operadores de vuelo en el centro de operaciones de naves espaciales de la ESA en Alemania comenzaron a encender los propulsores de CryoSat para elevar su órbita en casi 1 km para sincronizarlo con ICESat-2.

 

Ignacio Clerigo, gerente de operaciones de la nave espacial CryoSat de la ESA, explicó las complejidades de esta operación: “La órbita de CryoSat era mucho más alta y más lenta que ICESat-2, por lo que no podríamos alinearlos al tenerlos en órbita en tándem. En su lugar, aumentamos el CryoSat en 900 m mediante una serie de 15 igniciones de propulsor sincronizadas con precisión. Los dos satélites ahora se superpondrán cada 19 órbita de CryoSat y vigésima órbita de ICESat-2 ".

 

Dado que el hielo marino flota en el océano, las corrientes y el viento lo mueven. En circunstancias normales, los dos satélites tomarían medidas en la misma ubicación con varias horas de diferencia, por lo que podría ser hielo diferente en sus trayectorias orbitales normales.

 

“Al elevar la órbita de CryoSat, encontramos este punto óptimo en el que cada día y medio los dos satélites pasarán sobre áreas de las regiones polares aproximadamente al mismo tiempo. Estos pocos minutos de mediciones casi coincidentes serán clave para estudiar el hielo marino. CryoSat permanecerá en esta órbita ahora hasta que termine la misión ”, continuó Parrinello.

 

La ESA dijo que esta nueva información podría ayudar a mejorar los modelos climáticos, particularmente para la Antártida. Los modelos que los científicos utilizan actualmente para medir la profundidad de la nieve al calcular el hielo marino funcionan razonablemente bien para el Ártico, pero menos para la Antártida.

 

Además, los nuevos datos podrían ayudar a abordar la difícil tarea de medir el hielo marino en verano. En climas más cálidos, los estanques de agua de deshielo en el hielo inundan la señal de CryoSat, pero ICESat-2 tiene la precisión para detectar estos estanques y diferenciar entre ellos y las roturas entre los témpanos de hielo.

 

Para acceder al artículo original publicado en Meteorological TECNOLOGY INTERNATIONAL el pasado 5 de agosto de 2020 por Laurent Butcher, pulse en el icono