¿Cómo eran las condiciones climáticas en la vida de Miguel de Cervantes?

Miguel de Cervantes Saavedra nació  en Alcalá de Henares (Madrid) el 29  de septiembre de 1547 y falleció en  Madrid el 22 de abril de 1616. Como  señala Valbuena Prat en la introducción  ‘La vida y la obra de Miguel de  Cervantes’ de las Obras Completas  publicadas por la editorial Aguilar, fue  un héroe en su juventud, soldado de  Lepanto, cautivo después y añorante  de la patria. En su vida se nota el  tránsito del triunfo de las armas al de  las letras y al final el paso de las letras  a la picaresca y a la inacción. 

Figura 1. “Los cazadores en la nieve” óleo sobre madera del pintor flamenco Pieter Brueghel el Viejo, 1565. Museo de Historia del Arte de Viena

Publicó en 1605 la primera parte de “Don Quijote de la  Mancha”, una novela concebida como parodia de los  libros de caballería que se convirtió con el tiempo en  la madre de toda la novelística moderna. Murió sabiendo  que la primera parte del Quijote había sido traducida a varios  idiomas. Además del Quijote dejó escritas dos ,novelas largas  (“La Galatea” y “Los trabajos de Persiles y Sigismunda”), la colección  de doce novelas cortas conocida como “Novelas ejemplares”,  once obras de teatro y un poema narrativo, el “Viaje del Parnaso”.  Durante los siglos XVI y XVII, aconteció la Pequeña Edad Glacial  o Pequeña Edad de Hielo (PEH), que por ambos nombres es  conocida. El término se debe al glaciólogo François C. Matthes,  que trabajó preferentemente en USA (Sierra Nevada de California  y otras cordilleras contiguas). Encontró huellas de glaciares extendidos  en los siglos XV, XVI, XVII, XVIII, e incluso en tiempos  posteriores, y aplicó este apelativo a la época en general, aquella  a la que estamos acostumbrados a denominar Moderna, hasta los  comienzos de la Contemporánea en el siglo XIX.