traslatormenta.gif
vivaelverano.gif
trazadoresdelviento.gif

Las especies de lobo más asombrosas

¿Cuántas subespecies de lobo existen? ¿Sabías que pueden llegar a comer hasta 9 kilogramos de comida de un tirón? Hoy repasamos las especies más y menos conocidas de lobo.

iStock

Los lobos (Canis lupus) y los perros (Canis lupus familiaris) son bastante similares en muchos aspectos, sin embargo, en la mayoría de los casos, los lobos son animales más grandes; tienen patas más largas que estos y han desarrollado la capacidad de sobrevivir en los climas más inhóspitos.

Por ejemplo, los lobos en el alto ártico soportan varios meses de invierno de oscuridad perpetua. Incluso en febrero, cuando el sol vuelve al norte, las temperaturas de -40 ° C y los fuertes vientos son comunes. Otros lobos encuentran su hogar en el desierto o incluso en la humedad de un pantano húmedo de la costa del Golfo.

Conocidos como animales de carga altamente inteligentes, los lobos han sido ampliamente malentendidos durante milenios como bestias salvajes y mortales, pero lo cierto es que son animales muy sociales que desarrollan vínculos sociales igualmente estrechos con los miembros de la familia y su manada. De hecho, los lobos observados en la naturaleza a menudo ilustran muestras significativas de afecto y otras emociones entre sí.

Una vez que un lobo ha encontrado compañera, tienden a permanecer juntos para bien o para mal, en la enfermedad y la salud, a menudo hasta que la muerte los separe. Por lo general, solo el macho alfa y la hembra se reproducen, dejando al resto de los miembros adultos de la manada para ayudar a criar a los jóvenes y garantizar su supervivencia. La gestación del lobo es de alrededor de 65 días y las crías nacen sordas y ciegas y apenas pesan medio kilo. Nacen entre cuatro y seis lobeznos por camada.
Hay dos especies de lobo ampliamente reconocidas: el lobo gris y el lobo rojo, pero existen cerca de 40 subespecies de lobo, de acuerdo con el Sistema Integrado de Información Taxonómica (SIIT), por lo que podemos encontrarlos en muchos tamaños diferentes. El tipo más común de lobo es el lobo gris, que mide de (120 a 200 centímetros) de largo y pesan alrededor de 18 a 79 kilogramos. Como su nombre indica, el lobo gris generalmente tiene un pelaje gris grueso, aunque existen variaciones de color blanco puro o negro. El lobo rojo es un poco más pequeño. Crecen alrededor de 137 a 168 cm y pesan de 23 a 36 kg, según la organización Defenders of Wildlife.

Estos carnívoros son comedores voraces. Pueden comer hasta 9 kg de comida de una sentada.

Aunque los lobos una vez vagaron por todas partes en el planeta, hoy son muy escasos. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN) enumera a los lobos rojos como en peligro crítico de extinción. Cuenta con 3 subespecies, pero 2 de ellas, ya están extintas.

 

Lobo gris '(Canis lupus')

Los lobos son los miembros más grandes de la familia de los cánidos. El lobo gris tiene numerosas subespecies. Algunas son bastante raras y muchas están en peligro de extinción. Se trata del tipo de lobo con el que la mayoría de la gente está más familiarizada. Sin embargo, a menudo se los confunde con otros tipos de lobos. Esto se debe a que la apariencia real de estos lobos puede ser drásticamente diferente en función de la ubicación en la que se encuentren. Se sabe que viven en regiones que incluyen montañas, llanuras, desiertos, praderas e incluso algunas ubicaciones urbanas y pueden encontrarse en toda América del Norte. Desafortunadamente, la extensión del área que estos lobos solían ocupar se ha reducido drásticamente. Los colores que presentan pueden incluir marrón, gris, negro, rojo, blanco y una combinación de varios colores y tonos.
Son animales muy poderosos; tienen dientes y mandíbulas muy afiladas. Se cree que tienen más de tres veces el poder de mordida que el canino promedio. Por el momento, su número es lo suficientemente alto como para que no sea una gran preocupación.

Lobo rojo ('Canis rufus')

Es la especie de lobo más rara y en peligro de extinción. La distribución original de los lobos rojos incluía gran parte del este de América del Norte, Pensilvania, Florida, Texas... Hoy, aunque quedan muy pocos en esas regiones, gracias a los proyectos de reintroducción también viven en Carolina del Sur y Carolina del Norte. Pero sigue bajo peligro. Las amenazas para el lobo rojo incluyen la pérdida de hábitat debido al desarrollo humano y las actitudes negativas que dificultan la restauración. La principal amenaza para la supervivencia de la especie son las hibridaciones con coyotes. En los últimos años, el lobo rojo ha disminuido y ha sido reemplazado en su mayor parte por coyotes e híbridos coywolf. Los hábitats para el lobo rojo salvaje incluyen bosques, humedales, praderas costeras y montañas.

Lobo etíope ('Canis simensis')

También llamado abisinio, este lobo es en realidad, un chacal o coyote. Es uno de los cánidos más raros y también se encuentra en peligro de extinción. El lobo etíope se encuentra en las regiones afroalpinas de Etiopía y Eritrea, a unos 3.000 metros) sobre el nivel del mar. Tienden a vivir en páramos abiertos donde la vegetación tiene menos de 0,25 metros de altura.
Los lobos etíopes son diferentes a otros lobos, ya que cuentan con un hocico más largo y dientes más pequeños. Los lobos etíopes machos son significativamente más grandes que las hembras, de 15 y 19 kilogramos y las hembras pesan entre 11 y 14 kilogramos. Su color de cuerpo es marrón rojizo en general con partes inferiores blancas, patas y marcas en la cara. Presenta patas largas y un hocico más puntiagudo y alargado que otras especies.

¿A qué se debe su estado de peligro? A la pérdida continua de hábitat debido a la agricultura de subsistencia a gran altitud. Y es que más del 60% de toda la tierra por encima de 3.200 metros se ha transformado en tierras de cultivo. La pérdida de hábitat se ve exacerbada por el pastoreo excesivo de los pastizales de las tierras altas por el ganado doméstico, algo que tampoco ayuda.