69sesentaynueve.gif
arribayabajo.gif
fuegoalatardecer.gif

COVID-19: la proporción de casos asintomáticos podría ser mucho mayor de lo que se pensaba

Matilde Campodonico   -   Derechos de autor  2020 The Associated Press. All rights reserved

Hace dos años al científico y amante de la fotografía Alvin Ing le hablaron de una expedición en barco a la Antártida. El viaje, que empezaba en Ushuaia, duraba 21 días y seguía los pasos que en su día había dado Ernest Schakleton, un explorador británico. Nada más se lo propusieron dijo que sí, lo que no sabía es que la pandemia estallaría al iniciar su expedición.

Justo antes de partir, la Organización Mundial de la Salud declaró el brote de coronavirus como una pandemia global, con lo cual, cada uno de los 128 pasajeros y 95 tripulantes del barco tuvieron que pasar controles de temperatura.

Las medidas se seguridad para comprobar que no había casos del virus fueron muy estrictas. No se permitía la entrada de ningún pasajero que hubiese estado, durante las tres semanas anteriores, en países en los que la tasa de infección por COVID-19 fuesen altas.

Así es como este barco, de una forma totalmente improvisada, se convirtió en un laboratorio para estudiar la COVID-19. Los investigadores Alvin Ing y Jeffrey Green fueron analizando la evolución del virus a bordo del crucero.

Solo 19% mostraban síntomas

Del total de pasajeros que dieron positivo el 81% no presentó síntomas. El primer caso con síntomas de coronavirus se registró el día 8 tal y como cuenta a Euronews Alan Smyth, editor de la revista científica Thorax, que ha publicado el estudio. A partir de ahí se confinó a todos los pasajeros en sus camarotes y se proporcionó un equipo de protección a todo el personal que fuese a estar en contacto con un pasajero infectado.

Tan solo cinco días más tarde, ocho pasajeros y uno de los miembros del personal a bordo tuvieron que ser evacuados en Uruguay al requerir atención hospitalaria. Unos días después se realizaron pruebas para detectar el coronavirus a todas las personas del crucero y descubrieron que más de la mitad, un 59%, estaban infectados.

El hallazgo más sorprendente fue que solo el 19% tenían síntomas, más concretamente unas 24 personas, pero el 81%, alrededor de 108 personas, eran asintomáticas. El barco no tuvo contacto con otras personas durante 28 días después de su partida, así que fue el equivalente a un ambiente herméticamente cerrado.

Alan Smyth reconoce que es difícil encontrar una estimación real del número de pacientes positivos por covid-19 sin síntomas, pero la cifra sugerida por la OMS está muy por debajo de la encontrada en el crucero. “La institución señaló que el porcentaje de asintomáticos sería tan solo del 1%, una cifra que se aleja mucho del 81% que encontramos en el crucero”, añade.

“Un alto número de personas asintomáticas podría significar que el porcentaje de inmunizados contra la COVID-19 sería mucho mayor. Esto reduce las posibilidades de que haya una segunda oleada y, en el caso de que la haya, que el pico sea menor”, cocluye Smyth.

Fuente: